Revista Candidus Año 1 - No.9 - Abril / Mayo 2000

Dr. Macario Castillo
ECONOMIA SOLIDARIA

Una modalidad económica que a la democracia le conviene y necesita alimentar …

Stephan Nube

En el estado Portuguesa, entrevistamos a el Dr. Macario Castillo Coordinador de  la Fundación para la Economía Solidaria (FUNDESOL), con quien vamos a conversar un poco sobre los problemas sociales de la región y sobre todo de algunos rasgos característicos que hay acá en Portuguesa en el manejo de todo lo que es el Programa Alimentario Escolar (PAE) y los Programas Sociales que en combinación con las Cooperativas, no existen en otras partes. Comenzaríamos preguntándole:

   ¿Qué es lo que distingue a FUNDESOL, a sus programas sociales, sus cooperativas, de otros programas en Venezuela?, ¿qué han logrado ustedes aquí?

            Lo que nos propusimos (ojalá lo vayamos alcanzando) es crear una institución a nivel gubernamental que sea capaz de ser objetiva de verdad, de colaborar y ayudar a la gente para que se organice en una institución respetuosa de los caminos que la gente va descubriendo y transitando, que ayude a la gente a transitar esos caminos, en vez de querer definirlos, que empuje, que contribuya a acelerar los procesos que se van dando, creo que allí está la esencia de FUNDESOL; éste es un organismo que transfiere (si se puede decir) transfiere fortalezas a las comunidades, ¿qué tipo de fortalezas se puede transferir en un sistema agotado?, bueno, podríamos atrevernos a decir que los recursos económicos siguen siendo una fortaleza, pero especialmente son fortalezas cuando están acompañados de algunos criterios, por no decir de alguna ideología, de algún sentimiento, de una visión del mundo. Los recursos económicos de FUNDESOL han estado asistidos, han estado acompañados de una interpretación de hacia dónde debe marchar la sociedad civil y obviamente sí estamos cónsonos con la idea de que la sociedad civil debe marchar hacia un proceso autogestionario, de autoría en el diseño, no solamente de su sistema productivo sino también, en definitiva, de su capacidad de crear espacio; que liderice ella misma dentro de un nuevo marco social, entonces esa sociedad civil productiva no cualquier organización de la sociedad civil, sino una sociedad civil para la producción, esa es la razón de ser de FUNDESOL, por eso nosotros la llamamos Fundación para la Economía Solidaria, no es para cualquier organización, es para la economía, pero no cualquier economía, es para la economía solidaria. Nosotros estamos convencidos de que en el mundo, y en Venezuela en particular, se ha venido creando una modalidad económica que a la democracia grande, a la democracia hermosa le conviene y necesita alimentar; el patrono ha estado al lado del capital privado se ha venido conformando una economía de la necesidad en principio del pan nuestro de cada día, pero esa economía no es casual, responde a un fenómeno que los sociólogos y que otros estudios es de la Ciencias Sociales tendrán que ir definiendo y que hay que abrirle cauce para lograr la incorporación de los ciudadanos con mucho más factibilidad de accesar al proceso productivo postmoderno y nosotros hemos estado tratando de colaborar en ese parto, de colaborar en la construcción de una forma no solamente económica, sino una forma de organización social en que el ciudadano tenga más capacidad no solamente de opinar sino que junto con la palabra tenga alguna manera, algún poder económico para hacerse sentir y para articular (si es necesario) con otra forma de organización no solamente similar, y de esta manera permitirle al país una dinámica mucho más cónsona con los nuevos tiempos y con el humanismo que todos pregonamos, pero que todavía por supuesto no hemos encontrado la manera de consolidar.

            Candidus: Y concretamente ¿cómo se relaciona FUNDESOL con las cooperativas de las cuales usted también forma parte?

            Nosotros, sobre la base de lo antes expuesto, no estamos diseñándole a la gente cómo tiene que organizarse, sino que tratamos, si se permite el término, de oir, de percibir, hacia dónde van las esperanzas de la gente y tratamos de acompañarlos aquí en Portuguesa, desde hace más de treinta años existen distintas modalidades de cooperativas y cuando llegó Iván a la Gobernación le dijimos que podíamos colaborar con él pero no en cualquier institución del estado sino en una institución que nosotros creíamos que hacía falta y por eso diseñamos a FUNDESOL, la Fundación para la Economía Solidaria, y desde la cooperativa con FUNDESOL empezamos a crear, a colaborar con la gente para que se creara una cosa formal, ya existía en la realidad los embriones de esa forma, ahora hemos llegado a constituir más de cuatrocientas empresas asociativas. Nosotros al constituir empresas asociativas nos basamos no solamente en la parte jurídica, una empresa asociativa no es un acto jurídico, un acto administrativo que obviamente por ahí se va, por ahí pasa; más que eso es un proceso cultural y ese proceso cultural fundamentalmente tiene que ver con el trabajo y la reflexión sobre el trabajo los procesos de sistematización, los procesos de construir juntos el diseño de una teoría a partir de lo que hacemos, que sea capaz de abonar los valores solidarios ir abonando realmente una cultura de la solidaridad. En ese empeño hemos estado tratando entonces de hilvanar el encuentro entre cooperativas, empresas asociativas, y distintas modalidades económicas. Para nosotros el mundo de la economía solidaria tiene que ver con cualquier esfuerzo comunitario donde esté la comunión en función productiva, ahí está la economía solidaria y soñamos con que esta institución oficial se vaya extinguiendo, ojalá fuera posible y ojalá nosotros tuviésemos la suficiente coherencia de vida para de verdad actuar en este sentido, que se vaya extendiendo con nosotros y por otro lado se vayan extinguiendo los organismos oficiales y la sociedad civil vaya asumiendo sus actividades. Por eso nosotros, con mucha satisfacción, decimos que no hemos hecho nada para el gobierno, todas las rutas solidarias (son veintiséis jeeps que existían antes en la gobernación que constituían una pérdida de dinero para ésta) se las entregamos a la comunidad, básicamente, hoy día esos organismos, esas instituciones existen (han fracasado dos o tres nada más) tenemos más de cien puntos de venta de verduras, frutas y hortalizas, criaderos de cachamas, siempre en términos comunitarios, siempre en términos de grupos, panaderías, gente que produce mermelada, gente que está produciendo con unión en el campo y toda esta gente tienen un centro que para nosotros es como el nervio de toda la cuestión, es el laboratorio del diseño de un ciudadano distinto, de su colaboración; ese nervio es la reunión, la evaluación continua, la evaluación permanente, ahí está quizás el secreto de que el pueblo organizado en Portuguesa, no va a permitir que el gobierno regional les quite el perfil de la economía solidaria, este punto creo que se puede rematar diciendo: nosotros estamos tratando desde el gobierno de colaborar con unas organizaciones que ya existían, que eran las cooperativas, a partir de esa existencia se han creado unas empresas asociativas, a ellas pretendemos aportarles toda la colaboración material que podamos en función de dejarles el único patrimonio que queremos dejarle al gobierno, una sociedad civil con unos recursos económicos y fundamentalmente provista a nivel mental de unas ideas, capaz de colaborar para que ellos continúen arriando la nave de la vida, digámoslo así.

Candidus: Dr. Macario, vamos a hablar del PAE en Portuguesa, una experiencia novedosa en otros estados, como el estado vecino de ustedes en Lara, se fueron por la vía de contratar el suministro de alimentos con empresas privadas incluso algunas extranjeras, y así, no se ha creado una numerosa burocracia. Tenemos entendido que aquí en Portuguesa se da la simbiosis que tú venías hablando, conjuntamente ustedes con las cooperativas han logrado que el bolívar PAE se convierta realmente  en utilidad y vaya a donde debe ir, la alimentación de los muchachos, hablemos un poco de esa experiencia (ya que la revista circula a lo ancho y largo del país) para que los lectores puedan entender que es lo que se ha hecho aquí desde este punto de vista de la economía social.

            El Programa Alimentario Escolar ha sido en Portuguesa el abono fundamental, en términos materiales, de la red de economía solidaria. Nada habido de tanta transcendencia, a nuestro criterio, en los últimos años capaz de colaborar con la organización de los trabajadores en términos comunitarios y capaz de colaborar con la organización de la sociedad civil en Portuguesa, como el Programa Alimentario Escolar. Este es un programa que ha creado vías de comunicación con el conuco, con la agricultura en pequeña escala en Portuguesa, que ha colaborado con la organización comunitaria a nivel del diseño de políticas para la sociedad civil, es decir; el que más a colaborado para que la gente se encuentre.

            Para mi la reunión es encuentro, la reunión es una de las mejores técnicas de la humanidad, la reunión de trabajo, la reunión de verdad, la reunión sincera junto con la amistad son unos de los mejores inventos que tiene el hombre de trabajo; la reunión es la posibilidad de construir juntos y de construir amistades, construir el amor, de construir valores, de construir posibilidades de lucha con perspectivas grandes y con sueños nobles. Estas cosas en el PAE han sido sus mejores abonos, el PAE en Portuguesa lo montamos sobre el lomo de la sociedad civil, aquí somos cuarenta hormiguitas en FUNDESOL y no es posible que cuarenta personas lleguen a más de seiscientas escuelas. Sino hemos comprado un solo camión, sino hemos comprado un solo vehículo, si decimos estas cosas, si nos damos cuenta que en FUNDESOL somos cuarenta personas y que el 82% lo gastamos en comida, en insumos, que después del 82%, el 12% se gasta en pago a las madres elaboradoras por su mano de obra, nos damos cuenta entonces que el 0, tanto % es lo que se gasta en viáticos, en todo lo que es la cuestión burocrática, administrativa; entonces tenemos que concluir necesariamente que la magia es la gente, que esto no tiene otra explicación posible sino que el secreto es la gente, de manera que aquí lo único que hemos hecho es algún rasgo de coherencia, algún rasgo de evidencia mínima que siempre es difícil. Éste, es el discurso que hemos venido planteado durante todo este tiempo, de manera que la explicación posible es esa; nosotros teníamos, a título de ejemplo, 604 escuelas hasta el año pasado, ahora estamos en 678, si le agregan a eso que tenemos 14 municipios en un estado bien grande donde hay 122.000 niños almorzando, donde tenemos más de 2.200 madres elaboradoras, donde tenemos muchos proveedores, tenemos cientos de conuqueros de la zona alta, ya casi en las montañas de Trujillo (hablo de Portuguesa en los límites con Trujillo) y en las planicies de Guanarito. ¿Cómo hacemos?, bueno, en cada municipio hay una reunión, hay un laboratorio, hay una toma de decisiones estimables en término de participación de la gente, esto es un alboroto constante, es un gentío, es una fe en la gente y al mismo tiempo una capacidad de tomar decisiones; igual que usted ve el alboroto de la gente con las que se toman las decisiones para adquirir los pollos o los ocumos, también las ve para botar a un proveedor que no provee bien, que no fue capaz de corregir; o a las madres elaboradoras se le estimula o se les destituye, entonces, ese es la razón de ser de la fortaleza de FUNDESOL, si algo hemos aprendido en este tiempo es que efectivamente a la gente cuando se le da la oportunidad de que concurse en el esfuerzo de construir el país, la gente construye, eso sí, con una condición, que no se ponga desde afuera: cásese con el asunto, comprométase en alma, vida y corazón, métase ahí, como uno más y si alguna autoridad puede adquirir, que sea la que da el trabajo permanente, el esfuerzo constante y creemos que de alguna forma algo debe existir de correspondencia entre el dicho y el hecho en esto para que de verdad nosotros veamos que se ha alcanzado algo de lo que tanto hemos soñado a través de FUNDESOL.

Candidus: ¿Qué palabras finales quisiera dedicarles a los lectores de la Revista Candidus?

            Una cosa fundamental es que debemos transferirle definitivamente a la sociedad civil estos instrumentos, pero que si nosotros no diseñamos mecanismos de extensión y eficacia inmediata, estamos siendo definitivamente contradictorios con todo lo que hemos estado tratando de construir en los programas sociales, estos deben pasar a manos de la comunidad progresivamente (o como ustedes lo quieran) pero los programas sociales en manos de los gobiernos no pasan de ser instrumentos de manipulación y de proselitismos, las instituciones como FUNDESOL deben tender a transferirse a las comunidades, nosotros estamos tratando de hacerlo en pequeño, por ejemplo, ya hemos empezado a hacer convenios con organizaciones de la comunidad, está el caso de una asociación civil a la que nosotros le dimos un préstamo para que ellos tengan un criadero de cachamas que es de bastante significación para Portuguesa y le hemos dicho: ya tú no nos debes a nosotros, le debes a tú comunidad, págale a tú comunidad y hagamos un convenio mediante el cual, es a la comunidad a la que tú tienes que seguirle prestando y tienes que rendirle cuenta, eso no quita la responsabilidad que tu tienes con la Contraloría del Estado y de la República, ni ante nosotros mismos, pero básicamente es a tú comunidad a la que le debes. Y hemos estado tratando de hacer eso con alguna otra organización, lo comenzamos antes de la Constitución Bolivariana fundamentándonos en lo que hemos entendido es la forma en la cual marcha la humanidad y lo estamos haciendo ahora con la satisfacción de que allí están ya asentadas algunas disposiciones normativas en las cuales humildemente colaboramos, nosotros entregamos a la entonces Asamblea Nacional Constituyente más de mil de firmas con unas propuestas y ahora además, ya vigente esta Constitución, vamos a llevar a la Asamblea Nacional un Proyecto de Ley de Economía Solidaria que está siendo discutido. En la actual Constitución nosotros podemos encontrar lo referente a la economía solidaria en el artículo 70, en el 118, en el 184, en el 305 y en el 308, y de toda esta panorámica normativa constituyente nos gustaría resaltar unas cosas como las siguientes: Se crea un espacio a nivel constitucional para la economía solidaria, un concepto nuevo, virgen, para semi utilizarlo a nivel de leyes, un concepto que nunca había existido en ninguna constitución del país, que es el concepto de propiedad colectiva, el concepto de autocooperativismo, de beneficios laborales diferentes a los establecidos en el Ley Orgánica del Trabajo de manera que tenemos un campo abierto de legislación y de creación del mundo de la economía solidaria, como un mundo laboral pero un mundo laboral, distinto al dependiente del patrono; un mundo laboral en el cual el rumbo y el destino lo dan los propios trabajadores, ahí está todo por escribir, todo por hacer y en ese sentido nosotros hacemos un llamado al país para que trate de navegar en este modesto espacio de la economía solidaria, buceando aquí, vamos a encontrar valores que son absolutamente compatibles con todo el que sueña un país mejor.

www.revistacandidus.com
© Copyright 2000 CERINED, ONG