Revista Candidus No.16 - Julio/Agosto 2001

Madelen Piña Rodríguez

EL LIBRO ELECTRONICO EFECTIVO

Los pueblos crecen al ritmo que avanza su educación, de allí la importancia para Venezuela, del Proyecto Nacional Educativo (Decreto 825), establecido para las escuelas en un plazo no mayor de tres (3) años. Según éste, el cincuenta por ciento (50%) de los programas educativos de educación básica y diversificada, deberán estar disponibles en formatos de Internet. Por lo cual se impone la necesidad de emprender una profunda transformación en el sector educativo, una transformación que conduzca a producir verdaderos cambios, no sólo en las estrategias organizativas, sino en las intenciones y valores inmersos en las prácticas pedagógicas.

            Cambios que no son fáciles de alcanzar por la natural resistencia de todo individuo a lo desconocido o ignorado, a lo cual no escapa la tecnología. Es a los docentes a quienes les toca aceptarla o rechazarla o mejor aún, buscar cuáles son sus oportunidades de incorporarla positivamente para el beneficio de la educación, dentro de una visión más amplia donde las cosas no tienen que hacerse como siempre.

            Usar la tecnología en el salón de clases se refiere a utilizarla como un recurso de apoyo al docente y al estudiante y no para enseñar computación como una asignatura aislada de los contenidos de estudio del aula. Integración que se facilita en la medida en que se comprende la efectividad que nos brinda el uso del libro electrónico, que nos permite aprender en distintos momentos y en lugares diferentes. Esta estrategia constituye un mecanismo en el cual el alumno es más participativo, progresa a su propio ritmo y se atiende a las diferencias individuales.

            Otro de los conceptos que el docente debe superar para asumir debidamente los cambios, es el uso del libro texto como única fuente del saber. Ayudarse con textos como las enciclopedias al enseñar en la escuela es un alivio y un aporte real, sin embargo establecer una relación de excesiva dependencia con ellos no es conveniente, porque puede llegar a confundirse los fines de la educación con los objetivos que persigue el texto.

            El poder de las redes de telecomunicaciones en la educación es trascendente, ya que permite manejar una gran cantidad de información en ambos sentidos. Le brinda a los docentes la oportunidad de crear, modificar y adaptar sus propios materiales en multimedia o libro electrónico a las necesidades y objetivos de su asignatura, a las vivencias de sus estudiantes. Permite también escoger ejemplos adecuados y hacer énfasis en algunos aspectos, etc., en un ambiente más moderno al publicarlo en la red, por lo que, sus esfuerzos no quedan desconocidos o limitados al ámbito de su propio salón de clases, sino que trascienden y pueden ser aprovechados por otros docentes y estudiantes.

            Al ser los docentes, diseñador de sus propios materiales en multimedia, o libros electrónicos, pueden establecer hipervínculos a otras paginas de la web vinculadas con el tema y de esta forma ampliar el conocimiento que se desea impartir; operándose otro cambio importante en el rol de docente: de expositor a guía; y en última instancia, el docente deja de ser considerado como almacén del saber y por lo tanto dispensador omnipotente del mismo y pasa a ser el administrador de medios. La cantidad de información que existe sobre cualquier tema es tan grande que es imposible pensar que pueda existir enciclopedistas o personas que pretendan saber todo de un tema. La cantidad de conocimiento generada es, según se calcula, cuatro (4) veces mayor que hace diez (10) años. Afortunadamente están los medios electrónicos para ayudar con esta gran cantidad de información y conocimiento. Donde se combina la comunicación informatizada con la planificación y la experiencia educacionales que proporcione a sus estudiantes el conocimiento y las pericias necesarias para triunfar en el siglo XXI.

            El bajo rendimiento estudiantil nos obliga como educadores a cambiar nuestra mentalidad frente al avance y el impacto de la tecnología electrónica contemporánea. Esto significa que los programas y métodos para la enseñanza deben considerar en forma adecuada y oportuna estos avances que, como se sabe, son de particular interés para los estudiantes, a la vez que constituyen una exigencia que le impone el desarrollo económico y social de la época actual y a la que no se puede sustraer las escuelas o universidades. Un ejemplo de la efectividad del uso del libro electrónico es el Curso Introductorio de la Universidad Nacional Abierta (UNA) en Mérida. En dicha universidad los estudiantes que se inscribían en cada cohorte, aprobaban entre el treinta y cinco por ciento (35%) a cuarenta por ciento (40%) de los mismos, ante la necesidad de buscar estrategias de solución a la institución y a los estudiantes, diseñaron a través de la tecnología Multimedia para la Página Web, un material que sirviera de auto-instrucción y apoyo al curso introductorio de la UNA, para apoyar el aprendizaje de los diferentes módulos del curso, sirviendo como una alternativa viable, eficiente y motivacional a los estudiantes, obteniéndose como resultado de una muestra convencional de cuarenta y siete (47) estudiantes, que el ochenta y dos por ciento (82%) de éstos lograran aprobar los objetivos respectivos. Esto evidencia, que el estudio correlacional de las variables Libro electrónico y rendimiento académico del estudiante en el curso es aceptable en un setenta por ciento (70%) lo que implica, que estas variables están altamente relacionadas.

            Como diría Seymour Papert, uno de los introductores del pensamiento constructivista en la educación contemporánea, aprendemos con más facilidad los que nos gusta, tenemos que enamorarnos e involucrarnos o proyectarnos en lo que estamos aprendiendo para entenderlo verdaderamente. La parte cognitiva entra por la parte afectiva. Buscando y utilizando todos los recursos tecnológicos necesarios y disponibles para salir del subdesarrollo donde estamos sumergidos por años.

El texto electrónico Efectivo

mapina@postgrado.uc.edu.ve

Prof. Madelen Piña Rodríguez
Universidad de Carabobo
Facultad Ciencias de la Educación
Departamento de Matemática
Cátedra de Programación y Estadística
Unidad de Computación

www.revistacandidus.com
© Copyright 2000 CERINED, ONG