Revista Candidus No.16 - Julio/Agosto 2001

Prof. Stephan Nube A. Director / Editor

Concluye un nuevo año escolar, 2000 - 2001, con este van dos períodos y medio gerenciados por la actual directiva del MECD. Los hechos están a la vista de todos, ¿Hay algún resultado del cual sentirse orgulloso? ¿Se avanza o se retrocede en materia educativa? ¿La educación ahora es más pertinente, a quiénes? ¿La calidad educativa progresa? ¿Se están dando los pasos para hacer cumplir los principios de la nueva constitución en materia de educación?

Preocupa entre otros aspectos, el que la III Etapa de la Escuela Básica (7’, 8’, 9’ grados) no haya sido sometido a proceso de revisión alguno, todo sigue igual, nadie quiere tocar ese nicho. Igual sucede con el Ciclo Diversificado y las Escuelas Técnicas, discursos van y vienen; posibles nuevos proyectos a acometer, pero al final, después de haber revuelto las aguas, una vez más, todo queda igual, lo cual quiere decir entonces: peor que antes.

Son millones los jóvenes que no acceden sino hasta los primeros seis grados de la Escuela Básica, ¿Qué hacen luego?, con ese bagaje incompleto, ¿Cómo pueden llegar a ser ciudadanos útiles a si mismos y a la nación venezolana?, ¿Quién los forma para el trabajo?,
¿Quién se ocupa de ellos?, ¿Dónde quedó la educación en y para el trabajo?, ¿Qué ha hecho el MECD para revertir estas cifras en rojo?.

Candidus desea apuntar una vez más su convicción de que el elaborar una Nueva Ley Orgánica de Educación, una Nueva Ley de Educación Superior, no va a alterar en nada las características principales de la educación venezolana en su estado actual, las leyes per se no transforman para nada las realidades de este mundo y menos las educativas. Si de ver- dad existiese la intención y la convicción, el cambio más pro- fundo se pudiera lograr con cualquier ley existente o a pesar de ella, y sólo posteriormente se plantearía su reforma.

Asimismo, el anteproyecto del Proyecto Educativo Nacional del MECD (??) que circula por allí en un folleto (Una Nueva Educación para la República - Carlos Lanz, MECD, Caracas Abril 2001), no será más que un ejercicio intelectual de cierta participación colectiva, lleno, claro está, de las mejores intenciones, sin mayores consecuencias reales para la marcha educativa del país si no se dan otras condiciones previas. Los principios que señala la nueva Constitución en materia educativa requieren adicionalmente de un compromiso del Estado y Gobierno venezolano, única forma de que un PEN adquiera sentido y tenga futuro.

Para que pueda darse un viraje hacia una nueva educación venezolana pública de calidad y pertinente para todos (individual y colectivamente) se requiere en primer lugar de una definición de país y de un compromiso estratégico por parte del Estado y el Gobierno Venezolano: ¿Hasta dónde se está dispuesto a llevar a cabo la transformación educativa de Venezuela?, ¿Bajo qué concepción?, ¿Cuáles fines?, ¿Con qué recursos?, ¿En qué tiempo? Hay que recordar que toda transformación educativa requiere de años de duro batallar, máxime cuando partimos de una realidad socio-educativa venezolana absolutamente negativa en todos sus indicadores y negadora casi absoluta en su práctica, de los postulados que al respecto plantea la nueva Constitución venezolana.

A la fecha no se han dado las definiciones desde el Estado venezolano que permitan direccionar con éxito y fuerza a la educación para convertirla en herramienta principalísima de todos los venezolanos, para construir otro país, uno mejor y más justo para todos. Ello no se logrará jamás por las veredas que actualmente se transitan, ello será así, independientemente de quién o de quiénes estén gobernando el MECD en el momento.

Estamos en el tercer año de vida editorial, felices de haber arribado a este número dieciséis, sentimos cada vez más una interrelación mayor con nuestros lectores y colegas que mandan sus trabajos y nos escriben, gracias, sus críticas y sugerencias nos permiten mejorar la revista continuamente.

Todos los que hacemos Candidus, les deseamos a todos ustedes unas buenas vacaciones para que descansen y se preparen para este nuevo año escolar 2001 - 2002.

www.revistacandidus.com
© Copyright 2000 CERINED, ONG