editorial

Es necesario reivindicar y reinventar una escuela pública laica, democrática y plural

 

“Defender la escuela pública hoy en día, en fin, no es más que depositar nuestra con fianza en las posibilidades de restablecer la vinculación social, antes que rendirnos a los signos alienantes de la atomización social. La magnitud de los problemas que aquejan a la escuela pública es enorme, por ser problemas que están estrecha e indisolublemente ligados a lo público y a los públicos, a lo estatal y a lo privado

BELTRAN , J. (1.997)

 

Vivimos inmersos en una época conservadora caracterizada por la mundialización de la economía, el predominio de las formas y de la apariencia, el declive de lo público, el auge de lo privado, el nihilismo político, la mercantilización de los bienes colectivos, el relativismo cultural y moral con un claro predominio de valores individualistas, pragmáticos e insolidarios, ... Estas características de las sociedades postmodernas tienen múltiples implicaciones en muchas esferas de la vida, y entre ellas la educativa donde podemos resaltar el progresivo deterioro de la escuela pública frente a la privada. Algunos ejemplos pueden ilustrar un poco esta afirmación: Uno. El decreto de libertad de elección de centro para la admisión de alumnado en los centros públicos y privados concertados aumentará, sin duda, la capacidad de éstos últimos para trasvasar a la pública el alumnado que no le interese por ser más problemático, menos capacitado o ... Dos. El constante desmantelamiento de los programas de Educación de Adultos y Educación Compensatoria, la reducción de las partidas presupuestarias para la Educación Infantil, Primaria y Secundaria y la sibilina reducción de las plantillas docentes de las escuelas públicas frente a las nuevas ayudas concedidas a los centros privados de Educación Infantil y Primaria, o el retraso en la dotación de recursos y medios adecuados a los centros de ESO y en la implantación de la Educación Infantil completa. Sin olvidar el desmantelamiento de los Centros de Profesores (parece que en el territorio MEC algunas empresas privadas se encargarán de la formación permanente del profesorado) y la continua supresión de programas y servicios, que hasta, ahora venían apoyando a la escuela pública.

En estos últimos años, la progresiva y continuada perdida de recursos humanos, materiales y económicos de la escuela pública ha vuelto a convocar a todas las organizaciones progresistas implicadas en su defensa, la cual debe fundamentarse en una nueva reconceptualización de la escuela publica para evitar malentendidos y cualquier tipo de reduccionismo que la identifique con la escuela del Estado, ya que ésta podría ser un fuerte obstáculo para el desarrollo de la libertad y para la comprensión crítica de la realidad que permita captar las enormes diferencias sociales que se dan entre las diversas capas de la población. La escuela pública no es, ni debe ser, un monopolio ni de la administración que la gobierna ni del colectivo docente, sino que es una conquista y un derecho de la sociedad democrática en su conjunto. Por tanto, la escuela pública, como institución democrática, debe orientar su servicio a la afirmación de las posibilidades del sujeto y al desarrollo de la ciudadanía.

La escuela pública es una escuela laica, plural y democrática financiada con fondos públicos que desempeña una importante función pública al ofrecer la igualdad de oportunidades para todos sus ciudadanos y ciudadanas. Esta reconceptualización de la escuela pública debe apoyarse no sólo en un aumento de los recursos económicos, materiales y humanos sino que, además, demanda un compromiso ético y profesional de los docentes, sin olvidar una real participación de padres madres y alumnas y alumnos en la vida escolar, para que ésta pueda cumplir el servicio público que una sociedad democrática demanda y espera de ella.

Es preciso reivindicar y reinventar colectivamente, desde todos los sectores sociales, una escuela pública que sea democrática, plural, laica, crítica, gratuita, ecológica, coeducativa, multicultural, integradora, innovadora, .... una escuela de todas y de todos que sea un espacio donde el alumnado tome conciencia de sus derechos, asuma e interiorice sus hábitos democráticos y se prepare para adquirir compromisos individuales y colectivos.