EL PROYECTO ESCUELA UNIVERSIDAD DESDE LA COLABORACION DIDÁCTICA

INTERNIVELES

 

Virginia Ferrer*

Javier Pemof**

Bernardo Grande ***

 

Este trabajo pone de manifiesto la gran potencialidad formativa de la cola­boración entre docentes de distintos niveles educativos. Para ello describe el proceso de colaboración seguido entre un grupo de profesores de la uni­versidad y diferentes profesores de primaria en el diseño, desarrollo y eva­luación de dos unidades didácticas.

 

¿Qué es el PEU?

 

El P.E.U. (Proyecto Escuela Universi­dad) es una iniciativa surgida hace tres años a partir de inquietudes prove­nientes de profesorado universitario de las carreras de Educación y de profesorado de primaria en ejercicio. Es un proyecto colaborativo entre profesorado de primaria de dos cen­tros públicos de Catalunya y dos pro­fesores de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de la Uni­versidad de Barcelona que se inició en el curso 1994/95 de forma experi­mental con el apoyo del Gabinete de Evaluación e Innovación Universitaria de la Universidad de Barcelona (GAIU) y dentro de un proyecto más amplio y complejo de investigación­acción de la práctica docente univer­sitaria conjuntamente con otros pro­fesores de la UB de las carreras de Educación.

La primera fase del PEU consisitió en un proceso de investigación y for­mación colaborativa sobre la enseñan­za tanto en el ámbito universitario de formación inicial del profesorado de primaria, como en el de la misma enseñanza primaria. Se realizaron observaciones en el aula, retroalimen­tación con sesiones de reflexión con­junta y de análisis didáctico, de crítica y autocrítica curricular y de actuación docente. Así en la primera fase del proyecto se pusieron en común los diferentes intereses del profesorado de ambos niveles implicado para conocer y explorar las mutuas reali­dades, la relación entre la teoría y la práctica de la enseñanza y el aprendi­zaje de la educación primaria, tanto desde la perpectiva de la realidad del aula de primaria como desde la pers­pectiva de las aulas de formación ini­cial del profesorado.

Las preocupaciones iniciales que nos orientaron fueron múltiples: ¿Cómo conectar la formación del profesorado con la realidad concreta desde el inicio de la carrera? ¿Cómo el profesorado de primaria en ejer­cicio puede contribuir a la mejora de la formación inicial del profesorado? ¿Cómo puede actualizarse y formarse un profesor universitario en un ámbi­to de cambio permanente como es la enseñanza primaria? ¿Sobre qué bases es posible un proyecto compartido y colaborativo de investigación acción entre los diferentes niveles educati­vos? ¿Cómo superar los obstáculos y barreras mentales, personales e insti­tucionales para llevar a término la colaboración? ¿Hasta qué punto se puede realizar esta colaboración, con qué profundidad, con qué significación y con qué implicación? ¿Qué efectos tendrá?

Esta primera fase fue muy intensa e irregular. Intensa por el tipo de intercambio que supuso la observa­ción y la reflexión conjuntas de nues­tras prácticas en el aula. Irregular por la cantidad de obstáculos, no siempre materiales (horarios, traslados), sino muchas veces estereotipados que aún mantenemos: la relación jerarquizada aún presente entre nosotros, la com­plejidad de la observación y de la sen­sibilidad en la devolución, la exposi­ción crítica por parte de un profesio­nal, la capacidad de aprender y de modificar actitudes y estilos docentes,

.... A partir de esta experiencia, entramos en una segunda fase del proyecto a partir de otras preocupa­ciones: ¿Por qué no incluir también al alumnado en la experiencia? ¿Cómo conseguir que todos los protagonistas de la acción educativa salgan benefi­ciados de esta colaboración? ¿Cómo convertir esta colaboración en algo más “productivo” ? ¿Cómo incorporar este proyecto desde los curricula de ambos niveles? Es así como planifica­mos el proyecto a cuatro bandas, generando la posibilidad de partici­pación no sólo del profesorado sino también del alumnado. Estas nuevas posibilidades de incorporar a todos los protagonistas del aula en el pro­yecto supuso generar una serie de intercambios multidireccionales no frecuentes en los proyectos de inno­vación educativa, y por tanto aprendi­zajes mutuos: intercambios alumnos de primaria profesores universitarios; profesores de primaria alumnos uni­versitarios; alumnos universitarios­alumnos de primaria; profesores de primaria profesores universitarios, en una sola experiencia.

 

La colaboración didáctica inter­niveles.

 

En el segundo año de experimenta­ción, durante el curso 1995/96, plan­teamos la experiencia de diseñar, desa­rrollar y evaluar unidades didócticas con­juntas y comunes de forma colaborativa entre el profesorado de enseñanza pri­mario y el profesorado de formación ini­cial del profesorado de primaria. De esta forma, la colaboración era lo más interna posible, con un texto pedagó­gico común construido desde todas las perspectivas. Una misma unidad didáctica con diseño complejo y abierto que servía de mediación entre ambas aulas, construida desde la pers­pectiva universitaria y desde la esco­lar, y con finalidades formativas a la vez autónomas y dependientes para los sujetos en formación y los sujetos docentes.

El esquema operativo de esta construcción curricular colaborativa se realizó a través de las siguientes fases:

 

a. Presentación y exploración de los curricula de cada nivel y curso de formación por parte de los docen­tes y discentes implicados para localizar los ámbitos de colabora­ción desde el curriculum .

b. Explicitación de las intenciones, deseos y necesidades colaborati­vas de modo que se produzca sig­nificado, sentido y beneficios para el profesorado y el alumnado de ambos niveles educativos.

c. Negociación de la propuesta y de las condiciones.

  Planificación de unidades didácticas conjuntas interniveles entre las siguientes materias: Lengua ( 8° de EGB) y Ciencias Naturales ( 6° de EGB) con la materia de Didáctica General I de primer curso de la EUFP.

d. Desarrollo de la unidades didácti­cas interniveles.

La colaboración se realiza con dos grupos de Didáctica General I y dos grupos de primaria de dos centros públicos catalanes con un total apro­ximado de 220 alumnos y 8 profeso­res de ambos niveles.

El desarrollo se plasma a partir de las dos experiencias fundamentales: Relatos de vida escolar y El pasado y el presente en la educación de los sentidos.

 

Relatos de vida escolar.

 

A petición del profesorado colabora­dor en la asignatura de Lengua de 8° de EGB, el alumnado de las escuelas redacta una narración, relato, cuento, diario sobre sus vivencias, recuerdos y experiencias escolares, sobre su profesorado, conocimientos, aprendi­zajes, sentimientos, vivencias fuera de aula, anécdotas, los pasillos, sus per­cepciones, las evaluaciones, la discipli­na, las conversaciones en la escuela. Estos trabajos, una vez realizados se envían al alumnado universitario que los analiza a dos niveles: por un lado según la perspectiva didáctica del pro­fesor de primaria, por tanto realizan una evaluación de contenido y curri­cular, con comentarios, sugerencias sintácticas, semánticas, gramaticales, y de estilo.

Estos trabajos, una vez finalizados se envían a cada alumno universitario junto a una carta personalizada que los analizan a dos niveles: desde la perspectiva didáctica de primaria, simulando su evaluación con los crite­rios del docente de primaria y los suyos propios y como material vivo de trabajo para la asignatura de Didáctica General a modo de estu­dios de casos. Una vez realizada la evaluación, sugerencias, comentarios a cada alumno de primaria, se devuel­ven con otra carta a la escuela. El profesorado de primaria conjunta­mente con el alumnado del grupo escolar analiza los textos valorados por los estudiantes universitarios como material de trabajo de Lengua.

El tercer momento es la realiza­ción de una jornada encuentro entre todo el profesorado conjuntamente con todo el alumnado que durante una mañana entera, trabajan por pequeños grupos coordinados cada uno de ellos por un alumno de cada nivel y se intercambian conocimien­tos, aprendizajes, vivencias y se cues­tionan mutuamente. Las conclusiones de cada grupo se ponen en común en una sesión conjunta y se elaboran las conclusiones. Al acabar se realiza una fiesta entre todos como broche de oro de la actividad colaborativa.

 

El pasado y el presente en la educación de los sentidos

 

Esta segunda experiencia se realiza con otro centro escolar y con otro grupo universitario también de Didác­tica General. En este caso la materia escolar es Ciencias Naturales. El pro­ceso se inicia a la inversa, primero a partir de un trabajo del alumnado uni­versitario que desde la investigación de su pasado escolar y de la evocación del recuerdo, reconstruyen un relato de aprendizaje de los sentidos cuando eran alumnos de primaria: cómo les enseñaron los sentidos o como recuerdan haberlos aprendido; los cinco sentidos, otros sentidos, la parapsicología, como era el profesor que se los enseñó, qué actividades hicieron, qué recursos, qué materiales, cómo los experimentaron, qué per­cepciones tuvieron; cómo trataron las deficiencias sensoriales, la conexión con el sistema nervioso, las analogías utilizadas, los estereotipos sobre los sentidos, las teorías de la percepción, la relación de los sentidos con la cons­trucción de la propia identidad, la vali­dez del conocimiento empírico o sen­sible, etc. La narración se redacta pen­sando en los lectores, esta vez alum­nos de 6° de EGB de 10 años, y cada alumno universitario envía este relato autobiográfico sobre su aprendizaje de los sentidos a cada alumno de primaria de forma personalizada.

El alumnado de la escuela recibe los trabajos y los comenta, analiza y discute junto su profesorado de cien­cias naturales, explorando las cuestio­nes planteadas por el alumnado uni­versitario y estableciendo compara­ciones entre los contenidos y los métodos de enseñanza de antes y de ahora. Los alumnos de la escuela redactan sus comentarios y explican a cada alumnos universitario cómo ellos están aprendiendo los sentidos desde la asignatura. La recepción de estos trabajos otra vez en la Universidad supone una oportunidad para poder conocer directamente las distintas formas de percepción de los sujetos escolares sobre su aprendizaje de este tema.

La última fase es también la orga­nización de una jornada conjunta de trabajo, a partir de pequeños grupos de discusión coordinados cada uno de ellos por un alumno de cada nivel y finalmente con puesta en común y elaboración de conclusiones como en la actividad anterior. También hay luego una actividad festiva, de juegos, merienda y conocimiento mutuo.

 

Reflexiones finales.

 

La experiencia ha sido valorada por todos los protagonistas como alta­mente satisfactoria. El alumnado ha respondido con mucho entusiasmo, participación, expectativas y mucha ilusión. El nivel de implicación y crea­tividad ha sido también muy elevado. Las producciones y los intercambios generan posibilidades diferentes, variadas, muy individualizadas en el tratamiento de las unidades didácti­cas; se generan distintos significados y sentidos para los participantes; es una experiencia de aprendizaje y de ense­ñanza de los contenidos con un grado muy alto de comprensión, análisis, interpretación, negociación sobre el conocimiento y construcción colecti­va; se conjuga aprendizaje, intercam­bio de experiencias distintas y de con­textos diferentes, cooperación intra­grupo, cooperación interniveles, coo­peración interdocente y cooperación interdiscente. El profesorado también ha evaluado la experiencia de forma muy positiva, animado a seguirla en los próximos años. Hay un factor además que es la simplicidad de los procesos y el bajo coste de la activi­dad, pues no se requieren recursos especiales para llevarla a cabo.

Como aspectos problemáticos resaltamos la necesidad de poder organizar más sesiones conjuntas entre el profesorado de ambos nive­les para planificar con más detalle las actividades de intercambio, pues el tiempo vuelve a ser siempre nuestro enemigo, y también poder valorar con más precisión los beneficios de apren­dizaje y otros relacionales, subjetivos y personales de este proyecto. Pensa­mos que es un proyecto posible de colaboración entre la escuela y la Uni­versidad, desde abajo, desde las bases, y por tanto una experiencia de demo­cratización de las relaciones entre la escuela y la enseñanza superior a tra­vés de proyectos transcurriculares.