ALGUNAS LECTURAS MÁS:REPENSANDO EL PAPEL DE LA LECTURA Y ESCRITURA EN LA ESCUELA

 

Joaquín Ramos García . MCEP de Sevilla

 

El conjunto de lecturas que conforman el último apartado de este dossier no pretende proporcionar una extensa bibliografía para en el tema sino que, ciñéndonos al hilo conductor que da coherencia al dossier, comentaremos una serie de libros y artículos que tienen el común denominador de entender la lectura y la escritura como una actividad sociocultural dotada de un sentido funcional, significativo y contextual.

Con el fin de facilitar su lectura, estas referencias bibliográficas están agrupadas en torno a cuatro bloques: En el primer bloque se reseñan una serie de libros que inciden en la fundamentación teórica de la lectura y la escritura desde un enfoque constructivista; el segundo bloque presenta una serie de libros cuyo común denominador es su preocupación por elevar el nivel de comprensión lectora del alumnado; el tercer bloque agrupa algunos libros que presentan diferentes propuestas para paliar las dificultades que cierto número de alumn@s encuentra en su proceso de conquista de la lectura y la escritura; y el cuarto bloque reseña una serie experiencias que puedan resultar relevantes y significativas para el lector o lectora interesad@ en estos temas.

Los libros comentados en este bloque coinciden en su intención ayudarnos, no sólo, a profundizar en los fundamentos teóricos en los que se apoya los procesos de lectura y la escritura, sino, también, a ampliar nuestra formación didáctica para afrontar su enseñanza; aspectos básicos para aumentar nuestro nivel de comprensión de procesos básicos como la captación o visualización del texto, la comprensión lectora, la estrecha relación existente entre las experiencias previas del alumnado respecto a la lectura y a la escritura.

Comenzaremos con el libro Cómo ser lector (Barcelona, Laia, 1.989), en el que Jean Foucambert define la lectura como una actividad ideovisual, inscrita dentro de un proyec­to individual, en el que el lector com­prende el texto escrito manejando directamente la información captada durante cada fijación. Este autor con­cluye que leer no es descifrar sino organizar las palabras extraer un sig­nificado. Lo más interesante del libro quizá radique en las estrategias didác­ticas que ofrece para la enseñanza de la lectura, muy cercanas al método natural de aprendizaje de lectura y escritura expuestos por Celestin Freinet en sus libros: Los métodos naturales, vol. I. El aprendizaje de la lengua; vol. III. El aprendizaje de la escritura (Barcelona: Editorial Fontanella,1.982). Para profundizar en esta propuesta meteorológica puede resultar interesante el libro Método natural de aprendiza je: la escrilectura (Morón, Publicaciones MCEP, 1.995), donde Paul Le Bohec expone sintéti­camente las claves didácticas del método natural de escrilectura. Le Bohec insiste en la importancia de que tanto la lectura como la escritura sean actividades significativas y funcionales para el alumnado; ésta es la temática de este interesante libro Para darle sentido a la lectura (Madrid, Visor 1.990), en el que Franck Smith trata de explicar cómo se produce el proceso de aprendizaje de la lectura en el alumnado y qué papel debe desempeñar el docente si realmente quiere ayudarle a leer, ofreciendo una serie de interesantes orientaciones sobre lo que no debe de hacer. Smith concibe el proceso de lectura como una continua búsqueda en el texto para encontrar respuestas a las preguntas que se hace el lector. La lectura es una continua búsqueda de significado en cualquier tipo de texto: carteles, diccionarios, recetarios, guías, libros de literatura o de texto. En la misma línea del libro anterior tenemos De cómo la educación apostó al caballo equivocado (Buenos Aires: Aiqué, 1.994), en el que Smith insiste en la necesidad de que el aprendizaje de la lectura y escritura sea útil, significativo, continuo, incidental, cooperativo, vicario y libre de riesgos. En esta misma línea podemos situar el libro Estrategias de lectura (Barcelona: Graó/ICE, 1.992), en el que Isabel Solé aboga para que en la escuela se enseñen las estrategias básicas de lectura cuando el alumnado aprende a leer y cuando empieza a utilizar la lectura como medio para aprender. Siguiendo la línea anterior pero referida a la escritura Ana Teberosky en Aprendiendo a escribir (Barcelona: ICE/Horsori, 1.992), donde propugna que la escritura en la escuela no sea una actividad subsidiaria de la lectura, de la copia o de cualquier otra actividad, sino que sea considerada como una actividad con significación en sí misma, estrechamente ligada a una lectura funcional y significativa. Su enseñanza, que partirá de las nociones o ideas previas que el alumnado tiene del código escrito, se realizará en situaciones cotidianas de clase que favorezcan el aprendizaje cooperativo y se apoyará en los amplios conocimientos que el profesorado tiene, o debería tener, de los procesos de escritura. La escritura es una herramienta que el alumnado dispone para expresar sus ideas, sentimientos, vivencias, sus dudas, sus angustias,..., ésta es la tesis central del libro Didáctica de la escritura (Madrid: Morata/MEC, 1.991), en el que su autor D.H. Graves sostiene que a escribir se aprende escribiendo porque se siente la necesidad libre y autónoma de comunicar con los demás.

Si leer es comprender un texto, la comprensión de lo leído resulta fundamental en el acto lector, pese a ello son alarmantes los bajos índices de comprensión alcanzados por una gran mayoría del alumnado al concluir su periodo de escolaridad obligatoria. Para abordar esta problemática desde una perspectiva constructivista nos remitiremos a tres obras fundamentales: Uno es el libro Cómo mejorar la comprensión lectora (Madrid: AprendizajeVisor/MEC, 1.990), en el que J. David Cooper defiende que la comprensión lectora no quede reducida a la asignatura de lengua sino que será tarea de todas las áreas del curriculum el trabajar para aumentar el nivel de comprensión del alumnado porque ello redundará en una mayor adquisición de conocimientos; el otro es el libro La enseñanza de la comprensión lectora (Madrid: Morata, 1.992), en el que su autor T. H. Carney ofrece útiles ejemplos prácticos que permitan, por una parte, superar la ruptura existente en la enseñanza de la lectura y la escritura y el resto de las áreas del curriculum, y por otra, otorgar al alumnado el protagonismo en la construcción de significados. El último libro a reseñar es La comprensión lectora. Cómo trabajar la idea principal (D. E. Baumann, Madrid: Visor‑ Aprendizaje, 1.990), que pese a su carácter más bien técnico también aporta interesantes propuestas para facilitar la comprensión lectora.

    El proceso de conquista del código escrito no es lineal ni uniforme para todo el alumnado, pudiéndose observar como determinado sector del alumnado encuentra más dificultades y obstáculos de los previstos inicialmente. En muchos    casos se hace necesario dedicar una atención específica a este alumnado para que pueda superar las carencias y dificultades que encuentra en su proceso de conquista del código escrito. Ésta es la temática que abor­ dan los libros reseñados a continuación: Reparar la escritura (Barce­ lona: Graó, 1.993), donde D. Cassany ofrece una serie de interesantes suge­ rencias para hacer más efectiva la corrección de los textos escritos de     nuestros alumnos y alumnas; Dificul-­

tades lectoescritoras en la ense­ñanza básica (Alcoy : Marfil, 1.989), en el que su autor, Antonio Vallés, ofrece un amplio abanico de estrate­gias, técnicas y  recursos  para  facilitar  la  tarea  docente.  Igualmente

intere­ sante  puede  ser   el  libro  Tratamiento  y  prevención  de las dificulta­des lectoras (Madrid: Aprendizaje/Visor, 1.995), en el que

Helena Huerta y Antonio Matamala  nos ofrecen diferentes actividades y juegos  para  ayudar  a  nuestro  alumnado  a  superar  sus carencias y dificultades.

Quisiéramos terminar este apartado del dossier citando algunas experiencias relevantes y significativas por su manera de abordar en la práctica los procesos de alfabetización. Comenzaremos citando el libro de Paul Le Bohec, Rémi a la conquista del lenguaje escrito (Morón: Publicaciones MCEP, 1.996), en el que su autor describe reflexivamente la trayectoria de un alumno que encuentra ciertas dificultades para alcanzar cierto dominio en el lenguaje escrito; Leer y escribir con sentido (Madrid: Visor/Aprendizaje, 1996) describe una interesante experiencia constructivista en Educación Infantil y Primaria; Los primeros pasos hacia el lenguaje escrito. Una mirada al aula (Madrid: La Muralla, 1.997) es un libro en el que sus dos autores, Gloria Domínguez y Lino Barrio, reflexionan críticamente sobre el proceso de iniciación al código escrito de un curso de Educación Infantil; La escritura autónoma y Qué hay detrás de "Pedro ha traído una maceta" ? (Kikiriki,, 28 y 40) son dos artículos que manifiestan la gran sensibilidad y profesionalidad de una maestra de pueblo, Toñi Corpas, para abordarlos procesos de lectura y escritura a partir de las propias experiencias cotidianas de sus alumn@s. Y hemos dejado para el final algunos títulos de un maestro que tuvo una gran influencia en el profesorado innovador de los años ochenta por su manera de abordar y concebir la práctica docente, nos referimos a El país errado (Barcelona: Laia, 1.972), Crónica pedagógica (Barcelona: Laia/Cuadernos de Pedagogía, 1981) e Insieme: Un diario de clase (Barcelona:Laia/Cuadernos de Pedagogía), en las que Mario Lo supo transmitir con gran lirismo cómo hay que ser para hacer escuela.

Seguramente no estarán todos, probablemente faltarán más de una, pero seguro que sí están todas las que nos han sido útiles para desempeñar nuestra actividad docente.