DIVIÉRTETE ESCRIBIENDO

La palabra escrita y sus actividades creativas

 

Paul Le Bohec , maestro francés compañero de C. Freinet y miembro del ICEM . Traducción del original francés a cargo de Mª José Gómez Rojo

 

En su estilo personal de reflexión, Paul le Bohec enfatiza el carácter investigativo, de búsqueda constante para construir un saber personal, y el carácter terapéutico de la escritura cuando el alumnado tiene la posibilidad y la libertad de descubrir el placer de escribir para uno mismo y para los demás.

 

Expondré una experiencia estudiada en profundidad con el objeto de transmitir un mensaje. Primero veamos el mensaje: "La palabra en la escritura puede construirse sólo si no se prohibe ningún tema". De hecho, se trata de una doble experiencia que se desarrolló en dos aulas, con dos cursos la primera, y con tres la segunda. Durante treinta años, hemos observado el gran número de textos que escriben los niños normalmente solos, espontáneamente y sin esfuerzo. Estos textos nos han servido para comprobar la constancia de las técnicas de adquisición de la lengua. Por lo tanto, hemos intentado poner de manifiesto los diversos terrenos de expresión, y como ejemplo, ofreceremos distintos textos; asimismo citaremos al lingüista Claude Hagége (L´homme de parole, Ed. Fayard) que corrobora nuestra visión específica de las principales dimensiones del lenguaje.

Nos asombra que en los niños y niñas se dé ese deseo espontáneo de analizar la lengua. No debemos impedírselo, ya que se interesan de modo espontáneo a través de sus composiciones, sus estructuras y su funcionamiento. Sobre todo, cuando tienen la oportunidad de un contacto diario con lenguas extranjeras. Frente a esta necesidad autoimpuesta y a la que necesitan enfrentarse obligatoriamente; reaccionan a su modo, es decir, experimentando y jugando para poder encuadrarla dentro de sus propios límites de aprendizaje: "¿No es el juego, quizá, en su gratuita apariencia, un medio ambiguo para ponerse frente a la realidad, un medio de aprendizaje?" Es curioso sobre todo el hecho de que los niños y niñas utilicen los mismos procedimientos que los investigadores científicos: se inventan modelos artificiales que se imponen a la realidad para encontrar sus componentes. Por eso, cuando observan el lenguaje, examinan las formas convencionales sobre las que se basan para comprenderlos, aceptarlos y conocerlos con más facilidad.

"La escritura es un análisis lingüístico con diversos niveles de consciencia". "La escritura posee la facultad de suscitar la reflexión, y quizá, favorecer incluso el desarrollo de la capacidad de análisis y abstracción".

 

Como muestra de ello, les presento algunos textos de niños con edades comprendidas entre los nueve y once años.

LA FLOR : La flor es bonita. Está en el bosque. No se llama "la flor"; se llama "en el bosque" porque creemos que "la flor" es un flor. Por eso, se llama "en el bosque" y no "la flor". Un día la flor o en el bosque se fue... etc .(Sylvie, 8 años).

 

En el párrafo anterior, la niña repite cuatro veces "la flor o en el bosque", como si no dejara de disfrutar de esta cosa insólita que le permite preguntarse por el género de los nombres. De tal modo, se impone un problema científico general: "¿Qué pasaría si...? ¿Qué ocurriría si pusiese "la" en vez de "el"? Al mismo tiempo, va asimilando mejor la función del artículo: "¡Ah! ¡Pero si es un artículo! Me lo habían explicado, pero ahora acabo de comprenderlo".

Asimismo, este texto le permite plantearse otras cuestiones: ¿Por qué se le da ese nombre a estas cosas y no otro? ¿Y por qué corresponde a ese significado esa secuencia de sonidos? Por ejemplo, ¿por qué no se podría dar un ramo de "en el bosque" o también un "pato" de "en el bosque"?

 

TEXTO INGLÉS: "Ca fiche bac barinete siano bene gu llo factbienos siou chevans blanne fillo ste ji fane" (Traducción: "Un niño paseaba por el bosque, su mamá lo buscaba y, de repente, volvió. La madre se puso contenta"). (Fabieene, 9 años)

 

Este texto es original. Esta vez, la búsqueda de los límites de la posibilidad del significado se efectúa basándose en el modelo de una lengua extranjera falsa. Para entender lo que ocurre a nivel del francés, hay que partir del hecho que este texto no es francés. De este modo, podemos empezar acercándonos a algunas normas lingüísticas tales como: la arbitrariedad del signo, la necesidad de concordancia, las distintas soluciones al problema de comunicación, etc. Asimismo, podemos plantearnos otras preguntas: "¿Qué ha podido pasar para que en la secuencia artificiosa de los fonemas, el inconsciente haya podido escoger la ocasión de expresar con forma de historia de un niño que se había perdido?"

Y si observo a "fancbienos" o " "fillo ste ji fan". De hecho la niña que escribe este texto se llama Fabienne y su hermanito Stephane. De todos modos es comprensible que pasen inadvertidas varias cosas, y que por medio de la escritura, se pueden seguir varias pistas.

 

EL NAEPACH: ''li tiaté enue siof nu naepach iuq sialrap siaénarf". '.

 

Esta vez se pregunta por la concordancia del sentido de la escritura de izquierda a derecha. ¿Qué ocurriría si se hiciese al contrarió? ¿Y la escritura árabe y la china? No se aleja el velan del tipo de comportamiento de la sociedad actual.

 

LOS ZAPATOS:

 

Los zapatos son azules, verdes y rosas

los despelados son incolores,

los apelados son azules,

los apellajados son amarillos,

los depelados son incoloros.

(Vincent, 8 años).

 

Esta vez se pregunta sobre la formación de las palabras, y sobre el papel de los prefijos. En este caso es el "de" que es privativo. En esta óptica, imaginamos que cuando se plantee en clase este problema, este niño estará capacitado para asimilar la formación y derivación de las palabras porque ya ha tenido una experiencia anterior.

 

TEXTO ITALIANO: Vivi apoir suiou vigadaro ouasion, en pa divi avosifa ouigasiensi vivait etaite vongidori. (Nathalie, 8 años)

 

MARMITA = OLLA

 

Mar mi ta

ta mi mar

mi ta mar

ta mar mi,

ya no encontraré

la palabra "marmita"

porque la "marmita" desapareció.

 

Esta vez se trata de una reflexión sobre la posición de las sílabas en un vocablo, además se puede apreciar en las distintas combinaciones (¡n! factorial de n). Por tanto, se convierte en un estudio de carácter científico: ¿y qué pasaría si nos dejáramos llevar con respecto a la obligación del significado en cuanto se elude la vigilancia de la censura?

 

PALABRAS QUE PASAN POR LA MENTE

 

La mesa es negra

que busca el sol,

el café fuma el tabaco,

el cálculo del diccionario está encima de

la mesa del cuaderno.

Él habla de los gorros que regulan

el dinero del desastre.

A Sylvie le preguntan.

El folio está escrito y me hablo

La brocha pega el vestido verde.

Pienso en el lápiz del estuche.

Francesca chupa la cola del gato.

En París como con quien tiene un papel.

El pañuelo gris verde se pone en la escalera.

Las cortinas luminosas juegan con el gato

La terca pinta de gris ceniza la muñeca azul blanca.

Estoy esperando el chaleco.

Un castillo demasiado bajo.

El cuaderno vuelto a copiar cae

en el cubo de la basura.

Una serpiente encima de la silla de la cartera.

(Christine, 10 años)

 

EL MUNDO AL REVÉS

 

La vaca lleva al campesino al campo.

El papel pega al pintor en la pared.

La paleta se sirve del albañil.

La bicicleta monta el hombre.

etc.

 

Esta forma se encuentra a menudo en los textos de los niños y la niñas y esta experiencia les lleva a confirmar que existe un orden sintáctico que hay que respetar: ¡No es como el latín que tiene declinaciones! "Es asinus asnum fricat''. Estos fragmentos muestran claramente la existencia de un acercamiento científico a la lengua a través de la experimentación, la manipulación, la inversión, la combinación, los ejercicios con estructuras espontáneos...

Es muy importante que tomemos consciencia sobre el hecho de no considerar o anular textos que consideremos absurdos. Nosotros mismos nos condicionamos por querer encontrar un significado para todo, y todo lo que se nos escapa, nos parece que no tiene sentido, mientras que este procedimiento es del todo racional. Sin embargo, el experimento no concluye hasta que el profesor haya comprendido la necesidad de observar estos textos durante algún tiempo. A esta búsqueda científica, se mezcla también un segundo elemento: la diversión. Cuando se rompe una regla es porque se quiere burlar de ella.

En especial, se experimenta en un primer momento el placer de una completa libertad: se permite todo. Pero, muy pronto, la alegría de escribir se nutre de nuevos elementos, y entre ellos la musicalidad de las palabras y el juego de los sonidos. Veamos a continuación lo que nos dice nuestro lingüista: "En fin, el lenguaje responde a otra necesidad que la pedemos definir como juego. La invención y la actividad poética son manifestaciones más elaboradas. Es cierto que la poesía es algo más que una diversión gratuita, proviene de la necesidad por profundizar el ser. Sin embargo, al menos para algunas formas poéticas, el vínculo entre poesía y juego son esenciales. Todas las clases de fantasía verbal, de juegos de palabras, de búsqueda de neologismos dan testimonio de la inmensidad en el campo de la inventiva, de lo que los experimentadores sacan provecho de forma individual en el terreno aparentemente restringido de las obligaciones que impone la lengua."

Y por eso, en los textos posteriores, podremos encontrar aproximaciones sonoras, ritmos, oscilaciones, palabras inventadas, comparaciones de palabras o ideas, creaciones de formas nuevas, armonías; todo esto se consigue con lo que acaban de encontrar y asimilar igualmente: el rondó, la escritura automática lenta, el poema... Por otra parte aparece la rima cuando se abren las puertas hacia una escritura libre. Este procedimiento es tan fácil de conseguir que los niños y niñas se     arriesgan a no salir del mismo. No se debe impedir que empleen esta regla mecánica, sino mostrarles otros cami­nos posibles. Les mostraré un ejemplo:

         HE VISTO

He visto un ratoncito

que estaba dentro de un nidito.

He visto tirado en el suelo un pajarito

que se tragaba un gusanito.

He visto un jabalí

al gallinero ir

etc...

(Rémi , 10 años)

Hay que aceptar estas composicio nes sin comentarlas y prestar atención

a creaciones más ricas. Por ejemplo:

PALABRAS INVENTADAS

Trota mi trotito como un trotador,

corre mi correta como un corredor,

ríe mi ridita como un reidor,

sonríe mi sonrieta como un sonreidor,

piensa mi pensada como un pensador,

cree mi creada como un creador.

(Eliane, 10 años)

Es curioso el modo de tratar al verbo con una estructura fija que produce palabras desconocidas hasta ese       preciso momento.

JUEGO

Yo me desposo con el esposo de María.

María le ha dicho a Le Van

que mate a su ternero.

Le Van no quiere

porque no es su deber;

él es arquitecto.

(Eliane)

No obstante, podemos cortar las alas y volar mucho más alto. Encontramos el ejemplo del rondó. Esta forma nos permite descubrir con alegría que tenemos hermanos poetas.

 

LA ROSA

 

Bella y luminosa,

te he querido coger

de mi viejo jardín

te he visto brotar.

Bella y luminosa,

te he querido oler

para llenarme del perfume

de tu corazón rosa.

Bella y luminosa,

te he querido coger

para adornarme el pelo

con tu buen olor.

Y ahora,

el viento te ha marchitado,

y ya no estarás más.

Bella y luminosa.

 

CANCIÓN DE CUNA

 

Al fondo del agua

donde se ve la fuente llena,

donde los búhos cantan

al fondo de los lupinos,

donde se ve el mar Profundo,

donde los búhos bailan.

Al fondo de las ramas viejas

donde fluye el mar

donde la canción de cuna

acuna sus pájaros.

La canción de cuna al fondo

de las flores

donde las alondras cantan.

La canción de cuan al fondo

de las dalias azules,

donde se ven volar a las alondras.

La canción de cuna al fondo de las mariposas

acuna sus flores doradas.

La canción de cuna al fondo de los árboles

donde la canción de cuna

acuna su canguro.

(Anne‑Marie, 10 años)

 

Como se acuna, la pequeña portuguesa, entre la tempestad florecida de la lengua francesa.

Llegamos ahora, después del análisis, el juego y la poesía a otra dimensión o, si se prefiere, a otro campo dominante de la escritura, la comunicación. Esta es una necesidad casi irrefrenable con la particularidad que: "ninguno ha llegado a construir jamás una frase completa o un texto en el momento en que se dispone a hacerlo con los errores, las repeticiones se afina, el discurso progresa poco a poco, la inspiración llega hablando‑". "No sé lo que quiero decir, pero cuando lo hay dicho lo sabré". Y mientras tanto llega a través de la escritura: "Y cuando se empieza a escribir, se empieza a pensar".

Les daré un ejemplo para que se puedan convencer de la necesidad de dejar a los niños escribir mucho, aunque al principio no digan nada.

 

HISTORIA DE UN HUEVO: Un huevo da a luz. Un huevo canta. Un huevo juega a las cartas. Un huevo hace pío pío. Este huevo tiene corazón. Un huevo es Tarzán. Este huevo tira los folios, etc.

Hay cuarenta y cinco observaciones de este tipo y termina con:

Al Final, el pobre huevo llora y llora tanto que ya no puede más. El huevo llora y se murió. Todos los huevos van a enterrarlo. Un huevo le dice a otro: el funeral es mañana. Y así que al huevo lo enterraron y todos los huevos lloran y lloran. Y también se murieron mientras lloraban. (Philippe, 9 años)

 

Esto fue lo que apareció al final de esta retahíla de palabras como la palabra "libertad". Aparecía al final del poema de Paul Eluard, no sabía en absoluto que esa sería la que aparecería al final de sus versos.

El campo de la comunicación es bastante vasto, y sobre todo, cuando los niños se sienten libres para poder escribir.

 

LA TIERRA: La tierra arada, cubierta de escarcha, da una impresión estupefacto. La tierra, por la mañana es como una superficie blanca formada bajo por la tierra marrón que resalta en el paisaje. El terrón también se mueve aquí, después la noche transcurre. De repente el rastrillo los revolverá y todo estará llano. (Jacques, 11 años )

 

Dentro de mi corazón de corteza, sueño con esta tierra llano como el agua calmada de una isla, la isla de mi corazón, que intenta vivir por mucho tiempo. (Michel, 10 años)

 

No puedo decirles a mis padres lo que tengo dentro de mí. A veces quería alejarme de ellos para no volver cuando ellos se enfadan conmigo, pero no lo hago, algo me retiene junto a ellos. No sé si es un lazo o la felicidad que tengo con mis padres (Sylvie, 10 años)

 

Estoy esperando, no es verdad que viva el presente. Con lo que a mi respeta, estoy esperando y vivo siempre en el futuro, el futuro, el futuro (Didier, 10 años.)

 

EL BARULLO:

El conejo come el producto del trabajo del hombre.

El trabajo del hombre produce la hierba y el huerto.

El hombre se cansa por cultivar el huerto.

El hombre tiene que trabajar para que viva el conejo.

Pero para trabajar hay que comer.

Y al final de la historia,

el conejo se encuentra en la cacerola (Didier, 10 años)

 

NUNCA, NUNCA No, no ninguno sabe lo que tiene que decir.

Me olvido de tantas cosas,

Olvido tantas cosas que tengo que decirte,

tantas que he llenado la bolsa de los domingos.

No, no ninguno sabe nunca lo que tiene que decir

Se nos olvida y luego lo decimos

¡Ah! ¡sabía que lo habías olvidado!

Y ahora la vida estoy triste

porque he perdido mi bolsa de los domingos

para decirte todas las cosas que tenía que decirte.

Después de tres años ya no me has dicho

todas las cosas que tenías que decirme,

por eso no estoy tranquilo...

Una luz me ilumina para decirte

todo lo que tenía en mi bolsa,

o más bien en mi mente,

pero tengo demasiadas cosas que decirte

pero nunca te las podré decir todas

(Fabienne, 9 años)

 

LA TIERRA: La tierra se ha hecho a sí misma. Descansa de su trabajo. A fuerza de girar sobre sí misma está muy cansada. Un día se caerá, se caerá. Y cayendo seguirá girando y millones y millones de personas morirán en un instante. Pobres personas que no tienen culpa. La tierra se va a caer, se ha precipitado de un modo que los muertos se han despertado porque ha hecho un ruido espantoso. Las sartenes, las casas, las verduras, los campos se caen y se rompen en mil pedazos. Y así sucederá. ¿Será así o no será así? No sé si la tierra se caerá algún día. ¿Se caerá o no? Tierra delicada, tierra dura

(Fabienne, 9 años)

 

Se siente toda la diversidad del mundo a la hora de escribir la fantasía, la poesía, el humor, el sentimiento, la inquietud, el sueño, etc. Como hemos mostrado ejemplos en tres dimensiones (estudio, juego y comunicación), podemos comprender inmediatamente la riqueza de lo que puede llegar a expresar la palabra escrita.

Por el hecho mismo de que el lenguaje es la base del conocimiento con el que nos expresamos, usándolo llego a descubrir algo de mí mismo. La lengua es por lo tanto un instrumento privilegiado de expresión ya que los lenguajes enlazan los procesos cognitivos con las imágenes derivadas del interior. Escribir y expresarse es terapéutico. Esto lo hemos descubierto hace mucho tiempo. Por otro lado, he de decir que nos sorprendió ya que no estábamos preparados para nada de eso, éramos sólo mercaderes de partícipes. Éramos como instructores de hijos de marineros que pasan largas temporadas en el mar (por lo tanto, de padres que estaban ausentes durante gran parte del año), de pequeños parisinos exiliados en Bretaña cerca de sus abuelos, a quinientos kilómetros de sus familias; hijos ausentes por mucho tiempo de sus familias (familias ausentes de hijos). Al dejar de par en par las puertas a la expresión libre, es natural que aparezcan los signos de los malestares causados por estas ausencias. Sin embargo, poco a poco, nos hemos dado cuenta de que todos los niños tenían algo que decir, era suficiente prolongar cuanto fuese necesario el espacio de nuestra disponibilidad.

"Un impulso de expresión que se manifiesta en varias formas. Los soliloquios de los esquizofrénicos, los razonamientos más extravagantes, las asociaciones de ideas más fantasiosas pertenecen a las expresiones, en tanto cuanto a los discursos más racionales y a los textos de fácil análisis. De tal modo, hemos ofrecido la posibilidad de varias actividades."

La palabra buscaba el modo de expresarse, podía circular con libertad, de lo oral a lo escrito, en los gestos, en el canto, en el juego, en el cuerpo, en los gráficos y coloreando. Naturalmente, ya no estamos preocupados por la interpretación. Les muestro algunos textos tan reveladores que los menos informados en psicología no podrían negarlo:

 

LOS OLIVOS

Los olivos son bonitos en todas las estaciones,

los olivos producen olivas.

Un día un olivo produjo cerezas y

se puso completamente rojo,

y la gente decía que estaba enfermo, y

el pobre olivo murió

mientras a su alrededor cantaban

con felicidad los pájaros

(Nathalie, 7 años)

 

Observen que las primeras dos líneas, se construyen a partir de una información. Luego se efectúa un desarrollo: un olivo produce cerezas y se pone "rojo", signo de enfermedad, y le sigue la muerte del pobre olivo: ¡y los cantos de felicidad! El hermanito se llamaba Oliviero (en francés, la palabra se pronuncia lo mismo ya sea plural o singular). "Hay ambigüedad lexical unida con la desproporción enorme entre la posibilidad sonora limitada del lenguaje y la masa ¡limitada de las cosas que se pueden decir."

Lo evidente sobre todo en francés es porque los galos acortaron las palabras latinas y esto produjo tanta homonimia (homofonía) que hay que añadir, para distinguirlas cuando se escriben, letras finales; por ejemplo, la¡, laie, lait, les, leys, prie, prix, prit, gris, ses, ces, c'est, saie, sait, s'est...; pero el inconsciente distingue el juego de las distinciones escritas, se divierte sólo con los fonemas orales deslizándose de un sentido a otro. Es casi siempre imposible encontrar el sentido de lo que sigue; por otra parte no se debe intentar buscarlo. Sin embargo, otros textos se pueden entender con claridad: ¡a menos así parece!

 

EL CACHORRO MAGICO: Érase una vez una joven pareja que quería un hijito.

Un día nació un cochorrito todo blanco, en su espalda habían ocho machitos negros y no era como los otros: todo brillante. En vez de ladrar hacía: "miau, miau.".

 

‑ Vamos a llevarlo al médico del pueblo.

El médico dijo:

‑ No tiene nada.

Los padres volvieron a casa, se dieron cuenta que era verdad y se sintieron felices. ( Vincent, 8 años)

 

Este fragmento lo escribió el primer día justo después de regresar del hospital, donde lo habían operado con éxito de un extrabismo divergente. Ahora se le había corregido.

 

EL PEQUEÑO GIGANTE: El pequeño gigante: sus padres son tan grandes. Su madre le dice:

‑ No llores! Mira hacia abajo.

‑ No puedo, tengo vértigo. (Jean‑Lou, 8 años.)

 

EL MONSTRUO:

 

-El monstruo, el monstruo.

‑¿Qué dices?

-Que hay un monstruo, el monstruo.

- ¿Pero dónde?

‑ No te lo voy a enseñar porque tengo miedo que me coma.

‑ El monstruo. Ves al monstruo: escondámonos.

‑ Mira, está detrás nuestro.

-¡Puaj! ¡Qué monstruo y monstruo!

‑ ¡Oh! Mamá, me sigue.

‑ Espera, lo detendré.

‑ Pero si es papá. (Sylvie, 8 años.)

 

FRAGMENTO PARA NO LEER: Estoy llorando en mi cuarto. Las lagrimas salen y bajan por mis párpados. Los pájaros están fuera de mi puerta. Las lágrimas siguen saliendo. No puedo olvidar esta pena que me ha pasado: mi madre se ha marchado. Un pájaro blanco la ha arrastrado. Yo era demasiado malo. Fuera hace viento, nieve y lluvia. Cuando intento dormir, pienso en mi maldad, en mis añoranzas, y me duermo. Al día siguiente, estoy pálido y triste.

Finalmente mi maldad se ha disipado y me encontraba en un lugar calmado. Ahora no hay más tempestad ni nieve.

También el pájaro blanco ha vuelto, ya que necesitaba calma y alegría, y en mi felicidad, mi corazón late, me trae la alegría. La pelea ha terminado, mi dolor se ha disipado. Mi pájaro dulce y calmado aclama la libertad. Al principio, mi corazón estaba cerrado y ahora se ha abierto, la alegría ha podido entrar de nuevo.


Corro en libertad, cantamos, gritamos. Ahora estoy bajo el viejo campanario.. etc (Pierrick, 8 años)

Esto ha llegado a suceder porque ha conseguido confesarle a su madre, una pequeña culpa que ha tenido que atormentarlo mucho. Como no citar a Freud: "Con la expresión, el hombre encuentra el modo de sustituir la acción, sustitución gracias a la cual la afectividad reacciona casi de la misma forma. En otros casos, la misma palabra produce el reflejo oportuno bajo forma de llanto o como expresión de un secreto pesado."

Pero como hemos podido comprobar, toda producción escrita no se introduce necesariamente en la dimensión de la proyección. Este fenómeno se produce, a veces, cuando uno menos se lo espera y sin ni siquiera darse cuenta. El inconsciente elige la ocasión de manifestarse sin ser reconocido. Este aspecto terapéutico es uno de los motivos más poderosos para afianzarse en la escritura sin abandonarla jamás. Basta con que uno la practique suficientemente. Esto funciona bien con los adultos y debería funcionar también con los docentes. Y para concluir:

 

MUERTE

 

Muerte, tú que corres por los campos,

te deslizas en la madriguera del grillo

para escaparte después

en la cueva de granito

donde las piedras te hieren.

Tú te arrojas a la calle de piedra

y te desplomas en medio de las hiniestas,

que te abrazan con sus espinas mortales

y gritas como un niño que ha perdido a su madre.

Como si lo hubiese añadido al final:

Pero recobras la vida

y vuelves como la pólvora

que se cuelga al hombre,

como las garras de un felino

clavadas en la piel de un animal postrado,

como una aguja entre los viejos trapos andrajosos. (Yon, I I años)

 

Afrontemos ahora una última reflexión: El lenguaje es sólo un instrumento de poder al servicio de aquellos que tienen por objetivo inducir algunos comportamientos.

El poder que da la palabra es suficientemente conocido, tanto que no se tiene necesidad de insistir. No es ésta la visión que da el esfuerzo que realizamos para afianzarnos del lenguaje, aunque, evidentemente, si lo dominamos nos defendemos mejor en la sociedad y nos permite encontrar más fácilmente nuestro lugar.

Es ilusorio creer poder alcanzar tal finalidad, concentrándose sólo en una única dimensión. Necesitamos circular continuamente y libremente de un campo a otro, del "demens" a "sapiens" pasando por el aspecto "ludens", sin bloquear los procesos de elaboración que son específicos de cada persona. Alcanzar esto requiere evidentemente, por parte del docente, una formación, una práctica personal y una experiencia efectiva. Es sin duda alguna, una responsabilidad que deben tomar no sólo los docentes sino también todos los que se preparan para educar y los cooperadores en la educación. El mundo ha cambiado, ¿el tiempo presente no tiene necesidad de nuevos docentes? ¿Y si intentáramos serlo? Antes de concluir, quisiera añadir que lo que vale para la escritura libre, se puede decir igualmente con el apoyo de otros tantos documentos, es valido para el medio oral, el cuerpo, el sonido, la grafía, las matemáticas, las manualidades y la ciencia.

Desearía finalizar este artículo preguntando al escritor Claude Roy que es lo que lo empuja a escribir: "Escribo por la misma razón que leo, para intentar vivir mejor, para todo lo que significa la palabra mejor, para sentir un mayor número de sensaciones y más intensas, para observar con una mayor atención, para llegar a comprender mejor a las personas y a las cosas, para ver más claro dentro y fuera de mí, para dar y recibir, también para recibir y dar, para desahogarme, para llegar a vivir aprendiendo a comportarme siempre mejor."

"A veces también para el juego, para el placer que da la imaginación, para gozar de la libertad, igual a la del juego, de eludir la vida diaria.

En realidad, el juego no es más que una manera ambivalente de enfrontarse a la realidad; por lo tanto, un medio para aprender.

La pasión por escribir nos hace vivir un poco menos para crear un poco más, aunque creo que es el arte de iluminar para sí y para otros, un poco más la vida, para vivirla intensamente."

Pues bien, ¡todo esto se puede tener ya a los nueve años! ¡Merece la pena intentarlo!