Editorial

CON LA PÚBLICA SIN LETRA PEQUEÑA1

 

La ofensiva llevada a cabo por la Unión Monetaria Europea y la imposición de los criterios de convergencia contenidos en los acuerdos de Mastrich y Amsterdam están significando un proceso de adaptación de nuestros sistemas educativos a las nuevas exigencias del mercado. Todo esto favorece unos intereses que no coinciden con los de la mayoría de la población.

Mas allá de la diversidad aparente de las reformas y de los proyectos que se están llevando a cabo en los distintos países de la UE, constatamos que de modo convergente todos los sistemas educativos tienden de hecho a ajustarse a las necesidades de evolución rápida del capitalismo.

Para reaccionar a corto plazo, tanto en los planos de la defensa de la calidad de la enseñanza como en las de las condiciones de trabajo del personal; para defender, a largo plazo, la igualdad de oportunidades para todas y todos y una formación de las personas que les capacite para resistir los espejismos de la explotación y de la manipulación social, presentamos las siguientes reivindicaciones precisas:

- Rechazo total de la financiación con fondos públicos de cualquier educación privada. Integración progresiva en la red pública de los centros concertados que libremente lo soliciten.

- Defensa (desde la Escuela hasta la Universidad) de la enseñanza laica por una sociedad igualitaria, justa y solidaria. Contra la escuela neoliberal. Fomento de una formación digna y eficaz de todo el alumnado. Utilización de una pedagogía de apoyo y personal especializada en todos los casos de dificultades escolares, discapacidad y marginación o exclusión social en la escuela de todas y todos.

- Formación universitaria única y remunerada de todos los enseñantes. Creación de un cuerpo único de enseñantes sobre la base del mejor estatuto público de enseñanza secundaria en Europa, con el mismo salario y el mismo horario. Revalorización general de los sueldos y de las condiciones del trabajo del personal laboral y de administración y servicios.

- Reducción del tiempo de trabajo, contra la flexibilidad, el cómputo anual y la movilidad impuesta. Absorción inmediata de los empleos precarios.

- Los contenidos culturales y la pedagogía necesitan -para garantizar su calidad- de más medios materiales y humanos que permitan la disminución del número de alumnos y alumnas por clase y la puesta en práctica de proyectos de innovación educativa, de atención individualizada o en pequeño grupo y de apoyo sistemático.

- Contra la privatización y la subcontratación, mantenimiento o incremento de los servicios escolares, (comedores y transporte escolares), con el personal necesario.

- Oposición a la supeditación de la formación, especialmente la profesional, y a la política de desestructuración del mercado de trabajo según la lógica neoliberal que favorece la especulación financiera y los beneficios empresariales, destruyendo el empleo estable.

- Organización igualitaria, no sexista y democrática de la gestión de los centros por la comunidad escolar: docentes, padres y madres, alumnas y alumnos y personal laboral, de modo paritario, en el respeto del papel de cada uno. Dicha organización se fundamentará igualmente en una pedagogía antiautoritaria e intercultural.

- Por el reconocimiento del derecho de organización, reivindicación y de negociación, de reunión, de asamblea y de huelga a los estudiantes.

- Defensa de la universalidad de la enseñanza independientemente de la situación jurídico administrativa del alumnado. Garantía del derecho a la educación para todos y todas los inmigrantes con o sin padres y madres. Por la integración de las minorías en el respeto de su identidad cultural. Lucha contra el trabajo de los y las menores.

- Oposición a la jerarquía, al autoritarismo y a toda la gestión empresarial-comercial (incluido el concepto de dirección) en los centros escolares.

- Oposición a la introducción de la policía y el ejercito en la vida escolar.

- Rechazo del monopolio de representatividad sindical entregada por los estados a los sindicatos institucionales(LOLS en España, Ley Perben en Francia, Ley Bassannini en Italia), que impiden, en la práctica, el desarrollo de un sindicalismo alternativo.

 

POR OTRA ESCUELA

En definitiva abogamos por una Escuela Pública para tod@s, en todos los momentos de la vida. El papel de la escuela no puede limitarse a una cierta socialización, a la transmisión de mínimos culturales y al fetichismo de la hiper‑especialización profesional. Tiene que desarrollar, sin discriminar entre el saber manual y el saber intelectual, el espíritu critico que permita a todos y todas aprender las contradicciones y descodificar los mensajes de una sociedad cada vez más compleja y desigualitaria. La cultura no puede ser una mera mercancía al servicio de la selección social y de la ideología liberal; al contrario, la escuela debe ofrecer a todos y a todas contenidos culturales superiores a un saber mínimo y fragmentario. La cultura debe posibilitar la emancipación individual y colectiva.

Para nosotros y nosotras es preciso poner realmente en práctica estos valores que han sido ignorados y pisoteados por nuestros respectivos estados.

Luchamos por otra escuela, otra sociedad, otra Europa y otro mundo solidario.

 

(I) Documento elaborado en Granada (Julio 98) y ratificado en el ENCUENTRO DE SINDICALISMO ALTERNATIVO, que se desarrolló en Roma durante los días 28, 29 y 30 de Octubre del 98, y en el que estuvieron presentes los siguientes sindicatos: SAC (SUECIA),CNT AIT (FRANCIA), SUD (FRANCIA), UNICOBAS‑ARCA (ITALIA), CGT (ESPAÑA) y STEs (ESPAÑA)