ORGANIZACION DE LA CLASE EN “LANGILE IKASTOLA” DE HERNANI (GUIPUZCOA)

 

Colectivo de maestros de la lkastola de Hemani (San Sebastián)

M.C.E.P. Euskadi

 

Este artículo nos introduce en el modelo organizativo por el que ha optado una ikasto­la de Hernani que tiene en la cooperación, el diálogo, la solidaridad y el respeto mutuo los valores que guían todo el quehacer que en los distintos Rincones y Talleres tienen lugar.

 

Se nos hace difícil y muy abstrac­to pensar sobre este tema sin hacer continua referencia a los objetivos pedagógicos que la ikastola desde sus comienzos hace ahora 20 años, y a lo largo de todo este tiempo, ha ido reelaborando a través de un proceso de práctica y reflexión que nos ha permitido ir asentándonos en una serie de objetivos que sean nuestro marco de referencia en el quehacer diario.

Precisamente en este momento estamos inmersos en un proceso de debate sobre dichos objetivos en el que participamos el conjunto del pro­fesorado y padres y madres, propicia­do tanto por la necesidad de la Refor­ma, de la necesidad interna vivida por algunos sectores de padres y del pro­fesorado de clarificar nuestras ideas al respecto.

Es por esto, que los objetivos pedagógicos que se mencionarán son parte del borrador de objetivos ideo­lógico‑sociales que en este momento están abiertos al debate en la ikastola y de los que sólo mencionaremos aquellos que a nuestro parecer más tienen que ver con la organización de la clase.

Pensamos que la escuela en la enseñanza básica, por lo menos, debe impulsar un proceso sin cortes brus­cos, que valore más el proceso que los resultados. Es por esto por lo que intentamos mantener un modelo de escuela donde no haya cortes en el paso de un ciclo a otro, sino que el niño o la niña viva su experiencia escolar desde su entrada a la escuela hasta su salida como un camino que recorre, eso sí, adecuándolo a su momento psicobiológico, pero sin los grandes saltos que tan acostumbrados estamos a ver.

En este sentido tampoco hace­mos uso de exámenes ni notas a la manera tradicional.

Otros de los objetivos que mar­camos sería el de la necesidad de una educación que se base en el trabajo cooperativo, unido a la socialización donde el respeto mutuo y de cada uno de nosotros sean sus pilares. Unido a esto, tendríamos la utiliza­ción de la asamblea y del trabajo por grupos, así como la utilización colecti­va del material escolar.

Una escuela abierta a todos los niños y niñas: compensadora, integradora, no discriminadora, no sexista... donde todos noso­tros/as aprendamos a apreciar y dis­frutar de la diversidad de los seres humanos y donde las limitacioners de cada uno se convierten en oportuni­dad para todos de manera que permi­ta adecuarnos a otras circunstancias, a otros mundos.

Una educación en y para la libertad, basada en el autoestima y en lo positivo de cada persona, que busca el desarrollo integral, impulsan­do diferentes formas de expresión.

Una escuela que sea lugar de investigación. Que frente a la ense­ñanza transmisiva posibilite por parte del alumno y la alumna la construc­ción propia de conocimientos en con­tinua interacción con el grupo y el medio.

Una escuela abierta al medio, que aproveche todos los recursos que éste ofrece, y que partiendo del conocimiento de nuestro Pueblo y cultura impulse un senti­miento internacionalista y solidario para con otros Pueblos.

Está claro que para que estos objetivos generales se puedan plasmar en la práctica diaria son necesarias varias condiciones:

 

1.‑ Quizá la primera supondría contar con el consenso del conjunto de padres y madres por lo que el tra­bajo pedagógico que se realice con ellos tiene una importancia enorme.

2.‑ Que éste consenso exista también dentro del profesorado, que esté dispuesto a trabajar en esta línea; donde el equipo de trabajo es funda­mental y donde el quehacer pedagógi­co se va haciendo día a día, unido a un espíritu crítico y de disposición a la reflexión.

3.‑ Otro aspecto importante sería el del número de alumnos/as por aula. Una pedagógica activa, parti­cipatica y que permita, junto con el trabajo en grupos, la atención indivi­dualizada exige cuidar especialmente este aspecto. En la lkastola en este momento tenemos una media de 22 alumnos/as por aula.

4.‑ Con estos componentes, más la adecuación de los diferentes cen­tros donde estamos ubicados a las necesidades pedagógicas de cada edad y de la propia práctica pedagógica realizamos nuestro trabajo, que pasa­mos a describir por ciclos aunque la ausencia de ellos no imposibilita que se pueda elevar a cabo todo este tipo de trabajo.

 

ORGANIZACION DEL ESPACIO EN EL AULA DE PREESCOLAR.

 

En Preescolar, al igual que en otras etapas, consideramos muy importante la organización del espa­cio del aula.

Teniendo en cuenta las caracte­rísticas psicológicas y las necesidades de un niño/a entre 3 y 5 años, el aula debe ser un espacio que le permita desarrollar todo aquel tipo de actividades que partiendo de un material dado y de un tiempo disponible en el cual pueda decidir por sí mismo qué tipo de juegos‑trabajos desea realizar según intereses y motivaciones pro­pias.

En nuestro centro, los niños/as disponen de dos tipos de aula. Un aula de psicomotricidad al cual asisten semanalmente a una sesión de 60 minutos aproximadamente, dinamiza­da bien por el educador‑tutor o bien por un educador especializado en psi­comotricidad. A largo plazo, tenemos como objetivo que los dinamizadores especializados abarquen al mayor número de aulas. Para ello en este momento hay 3 personas en período de formación y uno que ya ha termi­nado.

En cuanto al aula de Preescolar, propiamente dicho, en este momento estamos en fase de debate de cómo consideramos que debe ser la organi­zación del aula, partiendo de nuestra propia experiencia, de experiencias en otros centros, y de documenta­ción en relación al tema.

Partiendo de que los centros de interes de un niño de Preescolar son variados y que es una persona en período de estructuración y madura­ción, necesita de una organización del aula que le permita desarrollar diferentes tipos de actividades de mani­pulación de materiales bien individual­mente bien en colaboración con otros/as compañeros/as. Ante esto nosotros/as estructuramos el espacio del aula en subespacios, txokos, dife­rentes. En cada txoko el/la chaval dis­pone de un tipo de material, distinto con respecto al otro, colocado ade­cuadamente para que pueda hacer su uso sin necesidad de que tenga que pedir ni autorización, ni ayuda al edu­cadora. Pensamos que este tipo de organización potencia la motivación del niño para manipular materiales de forma organizada y estructurada. Crea manipulando.

 

PRIMER CICLO DE PRIMARIA

 

En el primer ciclo de primaria intentamos seguir manteniendo la organización a través de txokos (rin­cones) aunque éstos son organizados en torno al proceso de lectura y escritura. Por lo tanto son importan­tes el rincón de cuentos, de la imprenta, rincón de las noticias, ...

La asamblea sigue siendo en este ciclo el lugar donde surgen los intere­ses, intercambian informaciones, se realizan propuestas, ...

También es importante el rincón de la tienda, donde además de jugar y manipular se trabajan las diferentes secuencias de una acción (yo voy a la compra con ... ptas., compro ... y ..., gasto ..., me queda...)

Otro rincón posible es el de material recogido en las salidas (observación, clasificarlo,...)

Rincón de disfraces y teatro, donde se van elaborando obras cada vez más complicadas, empezando a ser repre­sentadas ante otros grupos.

Otros rincones: plástica, carpinte­ría, telares ....

En este ciclo se empiezan a reali­zar actividades en equipos con los otros niños y niñas de la misma edad, (representaciones teatrales, revista, salidas...) actividades que se irán estructurando y que los iran prepa­rando para el trabajo en equipo más propiamente dicho que se realizará en los otros ciclos de Primaria y en el ciclo Superior.

 

ORGANIZACION DE LA CLASE EN EL CICLO MEDIO Y SUPERIOR

 

Si ya en el primer ciclo de prima­ria, los niños y niñas habían empezado a participar en talleres de manualida­des donde no participan sólo ellos sino todos los del equipo del que for­man parte. Esta forma de organiza­ción se hace extensiva también a otras áreas de primaria, de forma más simple a partir de 2° ciclo de primaria y paulatinamente más complicada sobre todo el C. Superior. Ahora más que nunca, el niño y la niña no forman sólo parte de un aula y tienen un tutor o tutora sino que pasan a for­mar parte de un entramado mucho más complicado donde están todos los alumnos/as del equipo, más los tutores/as, más personas específicas (inglés, educación física...)

Básicamente el esquema de fun­cionamiento sería el siguiente (aunque no en todos los cursos y equipos se lleva exactamente igual, por circuns­tancias específicas a las que se acomo­da la organización en cada momento.

Talleres:

 

‑Lengua‑euskara

‑Investigación

‑Inglés

‑Lengua castellana

 

Estas 2 últimas áreas son las que más varían en la organización siendo a veces incluidas en la organización de talleres y otras veces, con más horas fijas a la semana y quedando bajo la responsabilidad del tutor (en el caso de lengua castellana).

En la organización por talleres existen unas horas “fijas” y otras que nosotras llamamos “Taller Libre”.

En las horas de taller fijo, los gru­pos pasan sucesivamente por las aulas (convertidas en talleres) de matemáti­cas, investigación del medio, lengua (euskera),... En estas horas fijas, que suelen ser normalmente 1 hora a la semana, donde se elaboran los planes de trabajo, donde se hacen aclaracio­nes, se marcan pautas, se hacen valo­raciones... A partir de ahí y cada uno con‑ su plan de trabajo elaborado utili­za las horas de “taller libre” para ir trabajando en pequeños grupos o individualmente, según sea el trabajo, o según su preferencia o elección.

A los talleres de manualidades, por llamarlos de alguna forma, les concedemos dos tardes a la semana.

Cada curso, los talleres se orga­nizan después de debatir en la asam­blea del equipo cuáles son los talleres que se prefieren, y después de anali­zar qué posibilidades (de espacio o gente que pueda colaborar) tenemos. A veces hay talleres que funcionan todo el curso, otras veces un trimes­tre y luego se cambia a otro.

Una vez más, los alumnos/as por pequeños grupos o individualmente se van adscribiendo a los diferentes talle­res. La idea sería pasar por el máximo de talleres, para as¡ poder vivir dife­rentes experiencias, y no repetir un taller concreto, mientras haya otra persona que todavía quiera pasar por ese taller y no haya pasado.

A modo ilustrativo expondremos la experiencia de talleres de este año en un equipo de dos clases de 8° de EGB:

 

• Pintura de camisetas de algodón

Duración: todo el curso

Responsable: la madre de una alumna

 

Cámaras de video (utilización, montaje de películas...)

Duración: 1 ° y 2° trimestres

Responsable: una tutora

 

• Decoración de cajas de madera

Duración: 1 ° y 2° trimestres

Responsable: I ó 2 alumnas

 

• Danzas Vascas

Duración: todo el curso

Responsable: un ex‑alumno de la Ikastola

 

• Teatro

Duración: a partir de 2° trimestre

Responsable: una profesora

 

• Ayuda en la biblioteca de la escuela

Un par de alumnos colaboraban en la clasificación de libros, forrado, etc

 

• Cocina

Duración: 1.er trimestre

Responsable: una profesora

 

• Laboratorio

Ayuda en la organización y puesta en marcha del laboratorio escolar.

 

• Pintado de figuras de escayola

Duración: 3.er trimestre

Responsable: una alumna

 

• Horticultura y mantenimiento del jardín de la escuela

Duración: 1.er trimestre

Responsable: Conserje del centro

 

Aparte de la organización de talleres cada grupo ha tenido 2 horas semanales de Educación Física y 3 horas de Inglés.

Dedicamos una hora semanal a la realización de Asamblea de clase o de equipo donde se tratan los temas más generales que nos afectan.

Quiero mencionar que los talle­res de la mañana y de la tarde a veces están interrelacionados (en el caso del taller del medio se estaba traba­jando sobre el tema “EL CINE” y donde se elaboraron 2 películas; el de teatro que se relaciona con el taller de lengua, etc) mientras que otros tienen un funcionamiento indepen­diente (decoración de camisetas, coci­na...)

Además de la organización gene­ral del ciclo, también quiero mencio­nar algunos aspectos generales y glo­bales que se dan en todas las etapas:

 

1.‑ El aprovechamiento que hace­mos de los recursos de nuestro medio, tanto a la hora de tratar temas específicos, a través de entrevistas, visitas a otros lugares, fábricas... como en el planteamiento que siempre hemos tenido de aprovechamiento de los recursos municipales también en horas escolares: polideportivo, biblio­teca municipal, monitor de Naturale­za municipal, Musika Eskola, Bertso Eskola, actividades que se realizan en la Casa de Cultura del pueblo; exposi­ciones, teatros..., participación de gru­pos de alumnos/as en la radio libre de la localidad...

Otro elemento que se mantiene a lo largo de todos los años de esco­larización es la organización de un viaje o salida para varios días.

Esto estaría ligado a la idea de conocimiento de otros lugares y gen­tes directamente, así como con la vivencia personal que supone pasar unos días y noches fuera del entorno familiar teniendo que convivir con el grupo en situaciones inusuales en la vida normal o con otras familias, en los casos en que estas salidas tomen la forma de intercambios escolares con escuelas de otras nacionalidades e incluso de otros países.

Por último, no queremos dejar de mencionar que todo lo expuesto en este trabajo no es sino nuestra experiencia, una serie de instrumen­tos y de medios para intentar conse­guir en la práctica cotidiana hacer rea­lidad los objetivos pedagógicos que mencionábamos al principio, objetivos que se podrían resumir en el objetivo más general de que todos (alumnos/as, padres/madres, enseñan­tes...) vivamos cada día más en armo­nía con nosotros/as mismos/as, con los otros/as y con nuestro entorno, y por lo tanto seamos más felices.