MINORÍAS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

1997, AÑO EUROPEO CONTRA EL RACISMO

 

Lic. Raúl Martínez Corcuera ©

Universidad Autónoma de Barcelona, UAB

ippumartinez@cc.uab.es

 

INTRODUCCIÓN

El papel de los medios de comunicación como negación o reflejo de una sociedad multicultural; la presentación de las minorías, el racismo o los movimientos migratorios; el auge de la extrema derecha en Europa; y el tratamiento informativo que los medios de comunicación han dispensado a estos temas durante 1997 como Año Europeo contra el Racismo, serán los ejes argumentales del presente artículo.

Mientras en los años sesenta España había enviado más de tres millones de personas a la inmigración, en los noventa se convierte en estado receptor de movimientos migratorios llegados, fundamentalmente, del Magreb y Latinoamérica. La crisis económica de los noventa, las dificultades de entender la nueva situación multicultural y multiétnica, la conversión de estas cuestiones en discursos políticos y banderas electorales y el auge de los movimientos de extrema derecha en toda Europa llevan a considerar esta situación como característica fundamental en la sociedad europea del nuevo milenio.

MINORÍAS Y MEDIOS EN 1996

La Generalitat de Catalunya y el Colegio de Periodistas de Cataluña, en 1995, Año Internacional para la Tolerancia, establecieron un convenio sobre la protección de la cultura y la imagen de las minorías étnicas.

A partir de este convenio, el Departament de Bienestar Social de la Generalitat promovió un estudio realizado por el grupo 'Migraciones y medios' del Departamento de Comunicación Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Tratamiento de los inmigrantes no comunitarios en los medios de comunicación de Cataluña. Año 1996. El objetivo era realizar un seguimiento y análisis del tratamiento recibido por las minorías en los medios de comunicación durante 1996.

La hipótesis inicial partía de un tratamiento negativo de los medios al relacionar el proceso de migración con actos delictivos. Las conclusiones ratificaban: cualitativamente, el tratamiento negativo de las minorías con referencia a aspectos negativos, conflictivos y burocráticos, configurando una realidad referente a los inmigrantes que respondía a tópicos y estereotipos sociales. Además, la mención del país de procedencia de los inmigrantes se asocia habitualmente a catástrofes naturales, asesinatos, hambre, terrorismo, prostitución... predominando una visión deformada de sus culturas. En el aspecto cuantitativo, el análisis observó una presencia insignificante de información acerca de minorías.

MINORÍAS Y MEDIOS EN 1997. Introducción

El paso obligado es continuar el seguimiento y observar la evolución en los próximo años. La hipótesis central refleja una similitud con lo acaecido en Europa desde los años sesenta. En este sentido, Wilson y Gutiérrez (1985) presentaban unas fases en el tratamiento comunicativo de las migraciones. Una primera fase de exclusión. Las minorías son invisibles. Su presencia contribuye al desarrollo social, no hay crisis ni problemas, pero tampoco se les reconoce un estatus social. Sería la situación de las minorías en este país durante los primeros años noventa. Ante un periodo de expansión socioeconómica llegan inmigrantes que participan sin conflicto.

En la segunda fase, las minorías son percibidas como amenaza al orden social. La crisis económica y el miedo se apoderan de la sociedad y las minorías se convierten en enemigo visible, culpable de los problemas y las frustraciones. Ésta sería la fase de este país a finales de los noventa. Y así, parece presentarse en los medios.

 

ANÁLISIS FORMAL

En lo formal no encontramos situaciones destacadas al analizar las informaciones sobre minorías e inmigración y las comparamos con las características habituales del tratamiento informativo en los medios.

La noticia es el género principal de presentación de las informaciones sobre minorías. El reportaje, como fórmula de análisis. En cuanto autores de la información, no encontramos situaciones destacables. Redactores y corresponsales firman la información más importante y los breves asignados, bien a redacción, bien a agencias.

La información sobre minorías se reparte por igual en páginas pares e impares y el porcentaje de las informaciones acompañadas con soporte gráfico (fotografías, gráficos, ilustraciones...) es similar al habitual. No hay diferencias en la localización de página, con mucha presencia en la parte superior izquierda, o en cuanto a la jerarquía: las informaciones aparecen como los relatos principales de la página cuando la noticia así lo requiere.

La información sobre minorías se sitúa principalmente en tres secciones: nacional, internacional y sociedad. El análisis de contenido nos mostrará los temas principales y porqué van en estas secciones.

 

ANÁLISIS DE CONTENIDO

En una aproximación general, podemos observar dos campos básicos en la presentación de la información relacionada con las minorías y los inmigrantes: las políticas de migraciones y cuestiones de racismo.

Una presentación más específica presenta las informaciones de migración relacionadas al control del movimiento migratorio. El mayor porcentaje de la información nos muestra inmigrantes detenidos o muertos en su intento por llegar a nuestro país o cruzarlo para llegar a Europa.

El análisis es doble. Se está mostrando la inmigración relacionada en todo momento en circunstancias policiales y, por tanto de criminalidad. Por otra parte, ofrece una visión caritativa ante las penosas circunstancias en las que se mueve esta parte de la población.

En la misma línea, trascienden las informaciones acerca de las redes ilegales de inmigración que hacen posible estos movimientos de personas y la reiteración de informaciones sobre entrada de inmigrantes genera, en múltiples ocasiones, una presentación de supuesta llegada masiva.

Las informaciones englobadas en el apartado que hemos denominado políticas de migraciones incluyen otras cuestiones como el abuso de los números de inmigrantes entrando en nuestro país, las referencias a cuestiones de tasa de natalidad e, incluso, la adopción de niños extranjeros.

Por último, podemos destacar informaciones relativas a cooperación internacional hacia terceros países. Una cooperación principalmente relacionada con inversiones económicas, operaciones humanitarias y ONGs para el desarrollo de terceros países.

El segundo grupo, en importancia por cantidad de informaciones, aparece bajo el epígrafe que hemos denominado racismo. Un concepto tan amplio necesita una subdivisión para interpretar los datos. La variable recoge acontecimientos que tuvieron cierta continuidad en el tiempo.

Cuatro son los temas principales analizados. Tres se refieren a nuestro país: la situación generada con la aparición del manual de psicología de la personalidad del profesor Guillermo Quintana; las condiciones peculiares de la ciudad de Melilla como centro de acogida de inmigrantes consecuencia de su localización geográfica; y por último, las discusiones en torno al bosquimano disecado en el Museo Darder de Banyoles (*).

El caso del profesor Quintana supone la presentación del racismo biológico en sus características más puras del siglo diecinueve e incluso anteriores. Una buena definición de la situación fue la de Fernando Savater en 'El País Semanal', cuando escribía. ‘Quintana sólo es algo así como el intelectual orgánico de los Morancos y su público adicto. Ahora le han dejado solo, al hombre, con el pretexto de que es imbécil y tiene caspa. Como si ellos...’ La evolución del tema mostró discusiones sobre la libertad de cátedra, sobre la idoneidad de expulsarlo, más libros de profesorado defendiendo teorías similares... ‘Los alumnos de Quintana crean un comité contra el racismo y la intolerancia. Mi libro no es racista ni xenófobo, afirma el catedrático’ ('El País', 13/01/97); La UNED retira capítulos de un libro acusado de xenófobo. El autor de un manual de psicología niega las acusaciones y afirma que su interés es el estudio del individuo’ ('El Mundo', 21/03/97); ‘El profesor Guillermo Quintana volverá a dar clase en la Complutense el próximo curso’ ('El País', 08/06/97)

Melilla también se convirtió en foco de atención informativa. El tratamiento informativo conlleva una presentación de llegada masiva de los inmigrantes y va unido a problemas sociales, abuso de los servicios sociales, criminalidad y robo, inseguridad ciudadana, sociedad... Es decir, corroborando argumentos de avalancha y aluvión por llegada de inmigrantes y uso de estereotipos. La hostilidad hacia los inmigrantes en esta situación aparece encabezada por el senador del Partido Popular por Melilla, Carlos Benet, con declaraciones como: ‘A los centroafricanos los veo muy gordos’; ‘los miembros de las ONG que se ocupan de los inmigrantes son unos cabrones’ ('El Mundo', 15/01/97)

El bosquimano de Banyoles fue centro de atención. Recupera cuestiones de actitud de la sociedad y falta de respeto por las opiniones y sentimientos ante situaciones especiales de ciertas minorías: ‘El tótem de Banyoles. Como lo hemos tenido siempre aquí...’ ('El País', 13/02/97); ‘El Museo Darder reabre sus puertas sin el polémico negro disecado, que ha pasado al almacén’ ('El País', 19/03/97).

 

EXTREMA DERECHA FRANCIA

El cuarto tema, que contiene el porcentaje más alto de informaciones destacables para nuestro análisis, es el auge de Le Pen y la extrema derecha en Francia y exportado a toda Europa.

Le Pen, la celebración de las elecciones francesas y la sempiterna presencia de la extrema derecha fueron noticia a principios de 1997. A finales del año, Francia destacó con la decisión del gobierno de aprobar la ley de nacionalidad y las movilizaciones sociales contra estas medidas.

Observamos que Le Pen es uno de los sujetos principales en nuestra investigación. Su éxito llevó a reconsiderar la extrema derecha en toda Europa, integró la inmigración como cuestión de conflicto y batalla política en las carteras de los partidos políticos. Su base argumental es generar sensación de ‘oleadas’ y ‘avalanchas’ explotando la situación de crisis económicas. Le Pen une inmigración a paro, crimen, degeneración humana, inseguridad, enfermedad...

En torno a la extrema derecha y los medios de comunicación, uno de los planteamientos es el papel protagonista que se le concede y su aparición continua en la información. Los medios, en este sentido, se convierten a menudo en transmisores de ideas racistas. Una presencia que no es acorde con su representación electoral y que parte de la exageración, el exotismo y la provocación fácil que realizan para estar presentes en los medios. Ellos son conscientes que muchos partidos en Europa, como el propio Frente Nacional francés, deben su éxito a la aparición en los medios cuando apenas contaban con el 2 ó 3% de los votos. Igual sucedió en Dinamarca cuando los medios daban acceso a la extrema derecha con motivo de la celebración del centenario del nacimiento de Hitler. ¿Los medios son igualmente conscientes de su papel en el auge y desarrollo de la extrema derecha?

 

INFORMACIÓN E INTEGRACIÓN

Frente al control, las políticas de inmigración, el racismo o el continuo seguimiento de la extrema derecha, existen fórmulas, contenidos y aspectos que pueden ayudar al proceso de integración de las minorías.

Son los contenidos relacionados con la visión sociocultural y la coexistencia normalizada de las minorías en sociedad. Normalización en la consecución de vivienda, educación, salud o situación laboral. Normalización en la cultura, el conocimiento y respeto mutuo en temas de religión, celebraciones, costumbres, reconocimiento de las bondades del mestizaje, la literatura, el cine... Y también la participación social. Una participación relacionada con asociacionismo y ONGs, la participación democrática mediante el voto, presencia activa y pasiva en los medios de comunicación, la situación de la mujer, el conocimiento de la lengua del país de acogida o la posibilidad de aprender la lengua del país de origen por la segunda generación de inmigrantes. ‘Los moriscos vuelven a Granada. Musulmanes de la ciudad reivindican los derechos que les concedieron los Reyes Católicos en 1492’ ('El País', 07/12/97).

Estos argumentos de participación pueden conllevar enfrentamiento y alejamiento cultural. En este sentido, algunas informaciones fueron: ‘Una joven marroquí pide ayuda para evitar una boda impuesta’ ('El País', 11/12/97); ‘Los escolares de centros privados manifiestan más rechazo a la presencia de inmigrantes’ ('El País', 07/12/97); Un musulmán saca a sus hijas de un colegio de Girona porque les enseñaba música y gimnasia’ ('El País', 13/11/97); ‘La comunidad islámica exige que enseñanza respete sus diferencias. Se amenaza con recurrir a Estrasburgo’ ('El País', 16/11/97).

 

OTROS TEMAS

Antes de entrar en las conclusiones quisiera destacar algunas cuestiones que han llamado la atención en este análisis de contenido de los medios. El caso más curioso es la contradicción que se vive en los últimos tiempos con los extranjeros y el deporte. Era, y es, el caso típico de inmigrante bien recibido en la sociedad de llegada. Se considera una fórmula de crear estereotipos positivos de los inmigrantes y ayuda en el proceso de integración. Sin embargo, la locura de las televisiones y el fútbol, y el fichaje de múltiples extranjeros a cualquier precio y sin demasiados criterios, ha generado un efecto negativo. El lenguaje ha variado, se habla de invasión de extranjeros, se habla de baja calidad, se les llama mercenarios y se les culpa de los males de la selección: ‘La invasión de extranjeros en la liga’ ('El País', 16/01/97); ‘La cruz de llamarse Pérez. El triste futuro de la cantera nacional ante la invasión de extranjeros’ ('El Mundo', 26/01/97).

Un caso similar aparece en el baloncesto. En enero, los jugadores amenazaron con una huelga en la copa del rey. El objetivo era que sólo hubiera dos extranjeros por equipo.

CONCLUSIONES

Parafraseando el dicho: hoy hay más racismo que ayer, pero menos que mañana. Las condiciones de este aumento serán: la crisis económica estructural que se ha establecido en Europa; su condición de paraíso para quienes la observan desde allende las fronteras; el número de inmigrantes aumentará en nuestro país, España se encuentra muy por debajo del 1% de inmigración, mientras Europa ronda el 15% de población de minorías;

La sociedad en general y, en particular, los medios de comunicación no pueden hacer oídos sordos a la sociedad multicultural y multiétnica que va a enriquecer las ideas, y las culturas ante el nuevo milenio;

Las respuestas contra el racismo biológico, que resalta la subnormalidad de los negros, musulmanes, mujeres, amarillos o cualquiera que no sea como él, es rápida y más o menos eficaz. La conciencia no es tan alta cuando el racismo se ampara en la economía, el exceso de inmigrantes, la incompatibilidad de cultura, tradiciones o religión. Es el neorracismo culturalista, aunque de nuevo, sólo tiene el nombre.

La extrema derecha arraiga en Europa y está latente en nuestra sociedad. Sus argumentos generalizan y son demagógicos. Se amparan en la subjetividad y la emoción y se hunden ante el primer análisis racional. Niegan el racismo yo no soy racista, pero... Busca culpabilizar a la víctima y convertir un problema social y económico estructural en un problema de color de piel o nacionalidad.

Los medios son básicos para difundir el mutuo conocimiento y la comprensión a su masiva audiencia con grados diversos de educación y nivel social. Los periodistas deben tener una actitud favorable a la comprensión entre grupos y poblaciones y evitar imágenes estereotipadas de los pueblos. El papel de los medios se presenta diverso: convertirlos en fuente de la información evitando una actitud siempre pasiva, han de aparecer en las encuestas que los medios hacen en la calle, han de ser público de programas de televisión, han de dar su opinión en todos los temas, no sólo en las que se habla de minorías; hablar de vida cotidiana y no siempre del elemento exótico de los diferentes. En resumen, han de estar.

 

(*) Nota del editor.- El caso del hombre disecado y exhibido en un museo ha sido sin duda el caso de racismo más impresionante y vergonzoso habido en la España democrática, al menos desde el punto de vista de la imagen que se ha dado al mundo. Han sido más dramáticos, sin duda, los asesinatos y episodios de cariz semejante, pero el espectáculo de un bosquimano disecado pretendidamente en un principio como un elemento de interés antropológico -lo que nunca fue- ha sido un lamentable extremo que se ha mantenido en los medios (en algunos) desde las vísperas de los juegos olímpicos de Barcelona. Pero sin una respuesta generalizada responsable, consecuente y solidaria desde los mass media españoles, aparentemente despreocupados de lo que acontecía... en el país de las corridas de toros.

FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO DE LATINA EN BIBLIOGRAFIAS:

Nombre del autor: título del artículo, en Revista Latina de Comunicación Social número 5, de mayo de 1998; La Laguna (Tenerife), en la siguiente URL:

http://www.lazarillo.com/latina/a/99s2corcuera.htm