Usuario :
 Clave : 
    
Hemeroteca >> Visualiza artículo 
Telos / Número 16
Tecnología y crisis económica: El agotamiento de la onda tecnológica de posguerra [01-01-2000]
  Enrique Palazuelos Manso
 
ISSN :1575-9393
La onda tecnológica de la posguerra comenzó a desacelerarse en los años 70 por razones eco­nómicas y políticas. Un nuevo impulso de la investigación desde finales de esta década está consiguiendo resultados desiguales según los países. Pero la nueva onda tecnológica no parece madura todavía.

Los grandes cambios tecnológi­cos introducidos en la posgue­rra fueron uno de los factores decisivos que configuraron el modelo de acumulación que hizo posible el período de ex­pansión económica de los años 50 y 60 (1). Sin embargo, esos factores de acumulación fueron debilitándose hasta que el modelo quebró definitivamente en los años se­tenta. También el factor tecnológico contribuyó a dicha quiebra en la medida en que aquella onda tecnológica entró en una fase de allana­miento que fue limitando su impacto sobre la dinámica económica.

El impulso tecnológico surgido en el umbral mismo de la posguerra se había convertido en uno de los elementos decisivos de aquel mode­lo de acumulación, por cuanto que incidía sobre distintas variables fundamentales, como la pro­ductividad, la industrialización del proceso científico, las relaciones intrasectoriales e intra­rramales, las condiciones de la jerarquización productiva ‑a escala nacional e internacio­nal‑ y otras. De este modo, el posible amino­ramiento de aquel impulso tecnológico había de tener, necesariamente, importantes consecuen­cias sobre la dinámica de acumulación de las economías capitalistas.

"Una o varias tecnologías nuevas de impor­tancia son capaces de proporcionar un impulso sostenido al sistema económico durante bastan­tes décadas. Sin embargo, a medida que se ex­plotan las economías de escala y que la tecnología se "estandariza" hasta cierto punto, apare­ce una fase de crecimiento más intensiva en ca­pital. Debido a la aparición de un enjambre de imitadores, la competencia termina por hacer desaparecer gradualmente los beneficios y aparece entonces el proceso de concentración inverso, acompañado de una serie de "sacudi­das" que eliminan a algunos de los competido­res. A lo largo del período inicial de rápido crecimiento e imitación se da una tendencia a que nuevas empresas, incluidas algunas peque­ñas, entren en el sector y el nivel de empleo aumente con bastante rapidez; pero a medida que madura la tecnología, tienden a predomi­nar las presiones competitivas sobre los costes, la estandarización y el cambio tecnológico aho­rrador de mano de obra asociado a las econo­mías de escala. La estructura de la inversión cambia, pasando de la expansión de la capaci­dad a la racionalización y dando lugar a una tasa de menor crecimiento del empleo e inclu­so a una reducción del mismo" (2).

Esta es la apretada síntesis que efectúan tres de los más destacados miembros de la "Science Policy Research Unit", de la Universidad británi­ca de Sussex, dedicados a la investigación so­bre el comportamiento de la onda tecnológica que se expandió en las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Su interpretación, pese a mantener una clara inspiración schum­peteriana, no obstante, refleja una posición ma­tizada y más compleja que la formulada por el autor de "Business Cycles". Estos autores sostie­nen la tesis de que existe una estrecha relación entre el proceso técnico y la dinámica econó­mica a través de sucesivos movimientos de ex­pansión‑contracción, pero en modo alguno se apoyan en una visión unilateral sobre esa rela­ción como si fuese un simple vínculo unívoco entre causa y efecto.
Hemeroteca >> Visualiza artículo
 Català · Portugués  
     
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337