Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Sumario
Música
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Teatro/Danza
Fotografía
Cuentos, poemas, relatos
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Sociedad >>  Imperdonable indiferencia por Luis Buero
 
Imperdonable indiferencia por Luis Buero
 

..."Se me ocurre una idea absurda y es que ante la actitud nada educada de estos "abandónicos de la explicación atenta", podríamos iniciarles una demanda por insanía, tratando de probar que les falta un fósforo en la caja. 0bviamente que perderíamos el juicio porque en nuestro país para que te declaren loco tenés que creerte Napoleón y andar por la calle con unbirrete gritando "¡Viva Francia!"...
IMPERDONABLE INDIFERENCIA
  "Ser es ser percibido"
 George Berkeley
  Por Luis Buero
 Mis amigas  me cuentan que cada dos por tres les pasa lo mismo. Mi
 psicóloga me da ejemplos parecidos que le transmiten sus desconcertados
 pacientes. A mí también me ha ocurrido. 
  Lo cierto es que salís con alguien tres o cuatro veces, todo parece
 perfecto, abundan expresiones de afecto y elogio y de golpe la otra
 persona dice " te llamo" y no llama más. 
 Y es inútil mandarle e-mails o tratar de ubicarla; uno sabe que está
 perfectamente bien sólo que se ha querido borrar de nuestras vidas sin dar
 explicaciones.
 Lo mismo sucede con compañeros de estudio, integrantes de  grupos de
 terapia, novios, amantes desde hace seis meses o tres años, que de golpe,
 como en el chiste, salen a comprar cigarrillos y no vuelven más.
 Entonces el que se queda plantado con la flor en una mano y el silencio en
 la otra comienza dramáticamente a preguntarse, sea hombre o mujer: ¿me
 apresuré a tener sexo? ¿hice mal en criticarle esa actitud de la madre?
 ¿el problema será mi edad, mi pelo, este grano, que soy de Racing, que
 tengo un gato? 
 Y así corremos a nuestros respectivos terapeutas, que ante nuestra
 angustia recurrente tratan de ponerle conceptos a lo innombrable, porque:
 ¿cómo podemos saber qué cuernos le pasó al candidato o a la amante
 fugitiva si no nos ha dado la razón de su huida sin retorno?
 ¿Por qué desaparecen sin cerrar la puerta, dejando ese interrogante que
 lucha por ser afirmación en el viejo axioma que asegura que no comunicar
 es imposible?. En síntesis, el famoso "a buen entendedor pocas palabras
 bastan", que  encierra esa reticencia port-moderna a dar la cara para
 confesar lo que nos pasa y lo que debemos hacerle saber a los demás. 
 Desconozco cuáles son las motivaciones psicológicas de este
 comportamiento, pero de lo que estoy seguro es de que actúan así porque
 provocar desilusión, incertidumbre, pena y sensación de abandono, en los
 demás, no está penado por la ley. 
 Se me ocurre una idea absurda y es que ante la actitud nada educada de
 estos "abandónicos de la explicación atenta", podríamos iniciarles una
 demanda por insanía, tratando de probar que les falta un fósforo en la caja. 
0bviamente que perderíamos el juicio porque en nuestro país para que
 te declaren loco tenés que creerte Napoleón y andar por la calle con un
birrete gritando "¡Viva Francia!". 
 Pero, ¿qué diría el presidente de esa empresa americana de teléfonos
 celulares si supiera que a su prometedora empleada de "back office" le
 están tratando de probar jurídicamente que está chapita?¿Y qué pensaría el
 dueño del gimnasio si se entera que a su musculoso y seductor profesor de
 aeróbics lo están sometiendo a pericias psiquiátricas por órden de un
 juez?
 Pero la verdad, pensándolo bien, no vale la pena el esfuerzo. Mejor
 dejarlos que se encuentren con algún semejante como castigo, y así
 aprendan que la palabra es lo primero y lo último que nos diferencia de
 los animales. Con perdón de los animales.
(c) Luis Buero
 
 
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337